El conjunto burgalés cierra un muy buen partido en el que dominó de principio a fin gracias a una excelente defensa.

Foto: Sergio Delgado

El UBU San Pablo Burgos necesitaba saber dónde se encontraba después del duro mes de diciembre y el parón de navidades y el amistoso contra el Viveros Herol BM Nava ha revelado el alto nivel en el que se sitúan los burgaleses. La victoria por 27-22 ante un equipo Asobal deja la lectura de que el bloque rojinegro tiene argumentos para soñar en la segunda fase competitiva y que, aun habiendo completado un partido de alto nivel, el equipo tiene todavía mucho margen de mejora.

El conjunto burgalés se enfrentaba a un rival de altura para medir su estado de cara al reinicio de la liga. Ávido de demostrar su potencial, el bloque local saltó a la cancha de El Plantío muy ‘enchufado’ y fue Ernesto López el que rompió el 0-0 inicial para intentar poner calor a un pabellón vacío a causa de las restricciones.

Foto: Sergio Delgado

El primer parcial fue para los rojinegros (4-2) que, a partir de una sólida defensa, complicaban la acción ofensiva de los naveros, quienes se veían avocados a alargar sus ataques incluso al borde del pasivo. Mientras, de cara a la portería contraria, el buen trabajo de continuidad facilitaba que llegaran buenos balones al extremo, por lo que, en los primeros instantes, Ernesto López se erigió como máximo anotador cidiano, con 4 tantos en 10 minutos.

El conjunto segoviano buscaba hacer valer la altura de sus primeras líneas, pero la cadena de ayudas en la zaga cidiana funcionaba como un reloj y los visitantes seguían encontrando dificultades en ataque, con Filipe Dias como principal argumento para perforar la meta de Mile. En el minuto 17, con un 14-8 favorable a los locales, Zupo Equisoain se vio obligado a pedir tiempo muerto.

El receso no tuvo un efecto inmediato y la dinámica del encuentro se mantuvo con un UBU San Pablo muy concentrado e intenso en todas las acciones, como demostraron los goles a portería vacía de Espinosa y Juli y las buenas paradas de Mile. El factor motivacional también sumaba para la causa local. La ventaja amplia en el marcador y el hecho de enfrentarse a un equipo de categoría superior fueron elementos favorables para que el bloque burgalés llegara al descanso con un 18-12.

Tras el paso por vestuarios, la partitura cambió momentáneamente y el Balonmano Nava aceleró el ritmo para intentar sacar un parcial rápido que le metiera en el partido, pero el despiste del equipo local apenas duró dos minutos, lo que tardó la defensa local en rearmarse con la ayuda de Ibrahim bajo palos (min. 8. 22-14).

Las exclusiones de Juli en el 41 y Claudio en el 42 ofrecieron a los de Zupo un instante de doble superioridad que no fue aprovechada por el bloque visitante y se saldó con un parcial de 2-1 de los rojinegros para situar el marcador en un 25-17 en el 46 de juego. Los burgaleses ofrecían un recital a un graderío vacío, si bien el exceso de confianza llevó al UBU San Pablo a fallar tres contraataques y a acumular errores en los lanzamientos fáciles -algunos detenidos por un Yeray Lamariano muy efectivo- que dieron alas a los segovianos para recortar distancias (min. 23. 26-20). El partido se volvió loco por momentos y en un intercambio de golpes infructuosos, Nacho González paró la contienda para rearmar a los suyos, que se encontraban en una dinámica de juego errático.

Foto: Sergio Delgado

El correcalles se detuvo y el juego volvió a la senda de la normalidad. Donde no llegaba la defensa cidiana lo hacía un Ibrahim muy sólido durante toda la segunda mitad. Con esos argumentos, el choque terminó con una amplia victoria burgalesa por 27-22 y, sobre todo, con un encuentro muy completo de los locales que demostraron todo su potencial ante un rival de superior categoría.

UBU SAN PABLO: Mile Mijuskovic, Pinillos (2), Claudio, Ernesto (7), Dalmau (4), Tamayo (1), Joshua da Silva (3) -siete inicial- Ibrahim, Cantore (2), Espinosa (1), Juli (1), Samuel (3), Marcos García (1), Javi Rodríguez (1), Álvaro Torres (1).

VIVEROS HEROL NAVA: Dario Ajo (2), D’Antino (2), Días Mota (7), Óscar Marugán, Fernandes (2), Patotski, Rosales (1) -siete inicial- Vujovic, Bernabéu, Seabra, Moyano, Carlos Villagrán (3), Pérez Arce (2), Pescador, Alonso, Lamariano, Simenas, Herranz (3).

PARCIALES: 4-2 / 8-6 / 11-7 / 14-9 / 17-10 / 18-12 / descanso / 20-14 / 22-15 / 25-17 / 26-18 / 26-20 / 27-22.

ÁRBITROS: Luis Colmenero y Fermín Rodríguez. Excluyeron a Julián Rasero (mins. 15 y 41), Claudio (min. 42), por parte del UBU San Pablo Burgos, y a Fernandes (mins. 4 y 8), Filipe Dias (min. 16), Seabra (min. 19), del Balonmano Nava.

Nacho González: “Estamos entrenando a muy buen nivel”

Tras el encuentro, el técnico del conjunto burgalés, Nacho González, demostraba su satisfacción por el buen trabajo de su equipo: «Contentos con el partido que hemos hecho porque hemos estado muy intensos, hemos ganado a un equipo Asobal, lo que está muy bien y, sobre todo, esto nos va a dar mucha ilusión y muchas ganas de seguir trabajando».

Más allá del resultado, el preparador vallisoletano se centraba en el desarrollo del encuentro, fruto del trabajo diario: «Lo que les decía a los chicos después del partido es que con lo que me quedo con que estamos entrenando a muy buen nivel y gracias a eso todo va a ser muy sencillo».

En este sentido, recordaba que hay que «seguir trabajando» ya que «la semana que viene vuelve la liga». En un momento distinto se encontraba el conjunto navero, tal y como explicaba González: «Ellos todavía les quedan más de 15 días para volver a la competición y eso yo creo que se ha notado hoy». «Este resultado reafirma el trabajo y, en ese sentido, muy contento con el trabajo de los chicos», concluía.