Empate sin goles en un encuentro donde cualquier equipo podría haberse llevado la victoria.

Disputa de un balón dividido .- Foto: Burgosdeporte/Jarcha

Empate sin goles entre el Real Burgos y el Almazán, en un partido muy parejo donde ambos conjuntos tuvieron multitud de ocasiones para llevarse la victoria, pero se toparon con una gran actuación de los guardametas, que fueron claves para mantener el resultado intacto al final del encuentro. El partido comenzó por retraso a causa del frio temporal, que dejó zonas heladas en algunos puntos del campo.

Los primeros 45 minutos del encuentro fueron muy intensos por parte de ambos equipos, que buscaron la victoria desde el comienzo. A los cinco minutos llegó la primera ocasión para los rojipardillos, en un balón que salió rebotado dentro del área pero que no encontró fortuna de cara a portería.

Aunque el cuadro local quiso tener el control del partido, en los últimos minutos de la primera mitad el Almazán pudo haberse adelantado con dos ocasiones muy claras. Primero, en una falta peligrosa al borde del área que fue repelido por el guardameta burgalés con una soberbia parada, y posteriormente en una gran internada por banda derecha que se marchó muy cerca de la portería.  

Así se llegó al final de la primera mitad, con un Real Burgos que quería hacerse fuerte en casa teniendo el control del juego ante un Almazán que no tuvo excesivas ocasiones aunque sí muy peligrosas.

Tras el paso por los vestuarios, el guion fue más bien parecido al de la primera parte. Ambos equipos tuvieron un ritmo similar y en los últimos minutos cualquiera pudo haber conseguido ese ansiado gol que tanto buscaban. La ocasión más clara fue para el Real Burgos, en un intento de chilena de Iván que finalmente blocó el guardameta del Almazán. Pese a las incesantes llegadas de ambos conjuntos, el marcador no se movió, en cierto motivo por las numerosas intervenciones de los dos guardametas, que tuvieron una actuación sobresaliente, muy seguros en todo momento.

Con este empate, los rojipardillos toman un poco de oxígeno de cara a salir de los puestos bajos de la tabla, situado en una ficticia séptima posición a la espera de que se disputen el resto de partidos del grupo VIII.  La próxima semana, los burgaleses viajarán a tierras abulenses para enfrentarse al Colegios Diocesanos, este miércoles a las 17:45 horas.