(Fotografía: JARCHA)

El conjunto burgalés se enfrenta en un amistoso al bloque segoviano, de liga Asobal, para coger ritmo de cara a una segunda parte de la temporada que se anticipa muy exigente

El UBU San Pablo Burgos terminó el año 2020 con una victoria por todo lo alto, pero con el depósito de la gasolina vacío. El mes de diciembre se convirtió en una prueba de resistencia para los cidianos tras haber estado confinados, con cinco encuentros en 18 días y con largos viajes de por medio.

Los jugadores rojinegros se fueron a las vacaciones de Navidad con la necesidad de recargar las pilas después de un gran esfuerzo y, ahora, es momento de empezar a carburar. Con ese fin, este sábado 16, a las 19:00 horas en El Plantío, los burgaleses afrontarán un duelo de preparación ante un rival de entidad como es el Viveros Herol Balonmano Nava.

El entrenador del UBU San Pablo Burgos, Nacho González, no quiere especular en la preparación de la segunda parte del campeonato. Delante quedan encuentros muy importantes de la primera fase competitiva ante rivales directos como son Acanor Novás, Sporting Alicante o Barça B, ante los que es importante tratar de sumar para afrontar con garantías la segunda fase de la competición.

Por ese motivo, el bloque burgalés volvió al trabajo el pasado día 7 y, antes de recibir a su próximo rival en liga, el Sant Martí Adrianenc (domingo 24, 12:00 horas, El Plantío), quiere poner a prueba el estado de sus pupilos para no dejar nada a la improvisación.

Por su parte, el Viveros Herol Balonmano Nava también afronta este encuentro como una oportunidad de consolidar su preparación. El equipo segoviano cambió de entrenador a mediados de diciembre en busca de nuevos aires y confirmó como técnico al experimentado Zupo Equisoain. Desde su llegada, el preparador navarro solo ha podido dirigir dos encuentros, uno de ellos desde la grada al tratarse de un aplazado de la jornada 13, que se saldaron con una victoria ante Sinfín (25-35) y un empate ante Granollers (32-32).

El cuadro navero, que se sitúa decimotercero en la clasificación de la liga Asobal, buscará en este encuentro consolidar el nuevo sistema de juego y coger ritmo de cara al regreso a la competición.

El técnico cidiano, Nacho González, define el choque ante los segovianos como un «partido bonito» para el cuadro burgalés, dado que el rival «es un equipo Asobal» con «unos jugadores de mucho nivel». «Un partido ilusionante para cualquier jugador de los que tenemos», explica, González. «No hay que olvidar que 10 jugadores de los que tenemos en la plantilla el año pasado estaban jugando en Primera Nacional», recuerda.

Ya este año han jugado contra un equipo Asobal como es Aranda y «ahora vamos a jugar contra Nava y, para el jugador, es un perfil de equipo que ilusiona mucho», incide. El vallisoletano ve enfrentamiento contra el equipo de Zupo como «un partido para ponerte las pilas y para coger el ritmo competitivo necesario para iniciar los últimos seis partidos de la primera fase». Por tanto, «un partido de preparación y de probar cosas», incide.