El entrenador del Hereda San Pablo, Joan Peñarroya, destacó la importancia de la victoria de su equipo ante el Oostende de Bélgica, que le permite lograr la clasificación para la segunda fase de la Baskeball Champions League a falta de una jornada para concluir la primera fase de la competición.

“Hay que valorar esta clasificación porque nos ha tocado jugar en un grupo muy complicado, con equipos de gran calidad de baloncesto en Europa y es para estar contentos poder ir a Brindisi a jugar la última jornada, con la clasificación conseguida y a jugarnos el primer puesto”.

El técnico reconoce, sin embargo, que de cara a la segunda fase no será muy importante quedar primeros o segundos: “No es de gran importancia, porque luego en los cruces todos los equipos serán igualmente difíciles, pero vamos a intentar quedar primeros”.

Peñarroya no oculta su preocupación por los tres jugadores del Hereda San Pablo que han quedado con molestias físicas tras el partido, sin que por el momento se pueda evaluar el verdadero alcance de sus lesiones: “Alex Renfroe tiene molestias en una rodilla y Ken Horton y Álex Barrera, también están muy tocados, veremos en las pruebas de mañana su evolución, pero ha sido lo peor del partido pese a la victoria”.