(Fotografía: JARCHA)

El partido entre el Burgos y el Valladolid Promesas ha quedado aplazado por tres casos positivos de COVID-19 en la plantilla del filial pucelano. El encuentro de la décima jornada del campeonato liguero iba a abrir la segunda vuelta de esta primera fase de la temporada, pero quedará pendiente para una nueva fecha.

Tras informar el Real Valladolid de tres casos positivos confirmados por COVID-19, así como de un contacto estrecho conviviente de uno de los casos positivos confirmados, el Juez de Competición ha enviado a ambos clubes el acuerdo que certifica el aplazamiento del partido.

La disputa del mismo, según indica el acuerdo, queda pospuesta a una nueva fecha, que será lo más próxima en el tiempo y que se determinará por el mismo órgano tan pronto como se acrediten todas las circunstancias que permitan la disputa del mismo.

En su comunicado, el Burgos CF ha deseado “una pronta recuperación a los tres positivos confirmados”.

La reserva de entradas, en suspenso

La reserva de entradas para el duelo ha sido suspendida en el momento de la recepción del acuerdo del Juez de Competición. Una vez se fije una nueva fecha, o bien se acerque el próximo partido liguero en El Plantío, el club castellano indicará la forma de proceder para utilizar las 300 entradas reservadas o bien habilitar un plazo de reserva para nuevas entradas.