La piloto burgalesa, Cristina Gutiérrez, y su copiloto francés François Cazalet se volvieron a imponer en la etapa 7 –primera parte de la Maratón, sin asistencia, de Ha’il a Sakaka, con 745 km (453 cronometrados)). 

La burgalesa se aprovechó de su 14ª posición de salida y con un ritmo constante, sin grandes sobresaltos y cuidando la mecánica ganó su segunda etapa en un Dakar, acabando 5ª de todos los vehículos ligeros (SSV y T3). 

En la general, Gutiérrez sigue segunda, la única a menos de dos horas del líder, detrás de su compañero Seth Quintero, que entró a 38 segundos de ella en meta este domingo. 

Tras la etapa, la piloto burgalesa manifestaba: “La primera parte de la Maratón ha sido muy lenta, con arena muy blanda y ha costado un poquito. Pero luego hemos ido cogiendo muy buen ritmo y contenta de haber llegado sin problemas, que llevábamos varios días con problemas y tenía ganas de hacer una etapa limpia. Estoy muy contenta. Hoy hemos intentado conservar los neumáticos, no hemos pinchado ninguno y mañana salimos con todo en su sitio”.