Repasamos un año para olvidar por la pandemia, pero con momentos muy destacados en el deporte burgalés.

Es un sentimiento general, todos deseábamos poner punto final a un año 2020 que cambió nuestras vidas y esperamos con esperanza contenida que 2021 nos traiga algo que ya teníamos pero a lo que no dábamos importancia, la normalidad.

En Burgosdeporte hacemos cada año por estas fechas un balance de lo que ha sido el año. En este caso, un balance de pesadilla, con miles de personas y seres queridos, que nos han dejado por la pandemia de coronavirus. Un drama humano irreparable que esperamos que pueda remediarse en 2021 con la llegada de la vacuna, el gran regalo de estas navidades.

A nivel deportivo, el balance de 2021 nos deja sin las grandes competiciones internacionales, ni Eurocopa ni Juegos Olímpicos en Tokio. Y numerosas competiciones más locales suspendidas o finalizadas de forma rápida y sin nada que celebrar. A este negro panorama debemos unir también la disputa de partidos sin público, con las canchas y los estadios vacíos, sin ambiente, con una tristeza inherente a la situación.

Un año 2020 para olvidar, que deseamos desaparezca de nuestras vidas y nuestro recuerdo. Y dejado esto bien claro, debemos también valorar lo deportivamente positivo que ha tenido el año para quedarnos con lo mejor que ha pasado.

En el deporte burgalés 2020 puede marcar un hito en baloncesto, con los éxitos del Club Baloncesto Miraflores Hereda San Pablo Burgos. Un equipo que nos ha traído las pocas alegrías del año, que han servido para paliar los malos momentos que hemos pasado.

El conjunto burgalés, de la mano de Félix Sancho, como presidente y de Joan Peñarroya como entrenador, lograron hacernos soñar, con un final de temporada ACB fantástico, en el que fue capaz de vencer al gran Real Madrid y encaramarse entre los mejores equipos de la liga española, en un final atípico de temporada disputado en Valencia.

Foto: Burgosdeporte/Jarcha

Pero el sueño se hizo realidad en la competición internacional, con el equipo de Burgos haciendo historia y proclamándose campeón de la Baskeball Champions League en Atenas. Todo un hito y momento deportivo estelar del año 2020. Lástima que todo este logro haya tenido que coincidir con el año de la pandemia.

También en baloncesto, 2020 nos trajo el ascenso a Liga LEB Oro, del Tizona Club Baloncesto Atapuerca, que vuelve por sus fueros y pone al baloncesto burgalés en el momento más álgido de su historia.

Foto: CB Tizona

Además de baloncesto también podemos destacar otros logros del deporte burgalés durante 2020. Sin duda el ciclismo, con la Vuelta a Burgos desafiando al coronavirus y llevándose a cabo con estrictas medidas de protocolo sanitario, que fue todo un ejemplo a nivel internacional, ya que supuso la primera prueba UCI de la temporada que demostró que haciendo bien las cosas el ciclismo era posible y ganaba a la pandemia.

En fútbol también hay momentos para la historia, con el Mirandés en la semifinal de la Copa del Rey, tras dejar en la cuenta a tres equipos de Primera División y caer eliminado ante la Real Sociedad, que le dejaba sin posibilidad de llegar a una final que después no pudo disputarse por la pandemia.

Foto: CD Mirandés

Por su parte el Burgos veía interrumpida la competición en su mejor momento y nunca sabremos hasta dónde podía llegar, aunque como premio tuvo la clasificación para la Copa del Rey en la que sigue vivo tras eliminar al Andorra. Ahora afronta una temporada muy complicada en la que hay dos fases y en la que busca meterse en fútbol profesional en la remodelación que se lleva a cabo en el fútbol español.

Foto: Burgosdeporte/ Jarcha

El conjunto blanquinegro es tercero en la tabla, tras un comienzo de temporada con luces y sombras. Y además, para que no falte de nada, ahora existe la preocupación extradeportiva del finiquito al técnico de la pasada temporada, José María Salmerón, cuyo cese y gestión por parte de los dirigentes blanquinegros, ha conducido a que el nuevo entrenador, Julián calero no haya podido sentarse todavía en el banquillo. Una situación que, unida a otras como la falta de liquidez económica en determinados momentos, llena de zozobra el futuro.

En balonmano, los ascensos del Villa de Aranda a Liga Asobal, la máxima categoría del balonmano español, y del Club Balonmano Burgos a categoría de Plata, son también muy destacados y ponen de manifiesto el alza de este deporte en Burgos.

Foto: Villa de Aranda

Y también en rugby debemos destacar la buena temporada del UBU Colina Clinic Aparejadores, ahora con nuevo patrocinio UBU Bajo Cero, que realizó una buena temporada en la División de Honor y quiere celebrar en 2021 su 50 aniversario haciendo historia, con una trayectoria ascendente y clasificado esta temporada para jugar Copa del Rey.

Foto:Burgosdeporte/Jarcha

No podemos hacer este repaso interminable, por lo que nos perdonarán el resto de deportes, en los que nos consta que todos los clubes burgaleses han realizado enormes esfuerzos para sobreponerse a una situación atípica. Especial mención a nuestros atletas, que siguen preparándose y sorteando todas las dificultades, para afrontar las próximas pruebas en el nuevo año 2021.

Adios 2020, bienvenido 2021.