El conjunto burgalés se adelantó en la primera parte pero se diluyó en la segunda y terminó perdiendo

En la primera parte el Seat Arlanzón Motor fue mejor. Foto: Jarcha/Burgosdeporte

El Seat Arlanzón Motor perdió en San Amaro en la tarde del miércoles su partido aplazado de la quinta jornada ante en Numancia B, por un gol a dos.

Una pena porque todo lo ganado por el equipo de Jairo de la Riva la pasada jornada con su victoria a domicilio ante el Mirandés B, lo perdió en un partido que tenía controlado en el primer tiempo y que terminó perdiendo en la segunda mitad.

El equipo burgalés salió dispuesto a sumar los tres punto ante el filial del Numancia y jugó un primer tiempo a buen ritmo y controlando el partido. A los 13 minutos, Alberto Batzán anotaba el primer gol del partido y el único favorable a los locales, en un buen remate, tras recibir un pase largo y ganarle la partida al guardameta en el uno contra uno.

No cambió el planteamiento con este gol y el Seat Arlanzón siguió controlando y mandando en el partido, con algunas jugadas de peligro que resolvió la defensa del Numancia B.

En la segunda parte bajó la intensidad del equipo burgalés.- Foto: Jarcha/Burgosdeporte

En la segunda parte, los visitantes dieron un paso hacia adelante en busca del empate y presionaron más. Sin embargo el equipo de Jairo de la Riva salía bien al contragolpe y tuvo un par de ocasiones para resolver el partido a su favor.

Cuando mejor estaba jugando el equipo burgalés, llegó el empate del Numancia, en un remate al borde del área, de Ali Radjel, que se coló entre las piernas del guardameta Sergio. Era el minuto 78 y fue un gol que hizo mella en el equipo burgalés, que jugó más con el corazón que con la cabeza los minutos que restaban de partido, en los que buscó la victoria.

El equipo soriano aprovechó en el minuto 89, su oportunidad en un saque de esquina, que remató de cabeza Diego Cámara y salvó Sergio en el despeje, aunque el balón volvió a Cámara que fusiló a la red. Era el 1-2 definitivo. Un mazazo para el Seat Arlanzón Motor, que no hizo una buena segunda mitad, aunque recibió excesivo castigo ante un rival que supo aprovechar sus opciones.