(Fotografía: JARCHA)

El UBU San Pablo Burgos completa este martes su particular “etapa de montaña” del mes de diciembre, en la que ha jugado cinco encuentros en 18 días, disputando el segundo de sus partidos aplazados. Será ante el Barça B, a las 19:00 horas en El Plantío en el partido correspondiente a la séptima jornada. Un choque marcado por el excepcional esfuerzo que están realizado los jugadores rojinegros en este final de año, que se prolongará aún más allá de lo previsto en el calendario poder para recuperar el partido contra el actual líder del Grupo A.

Máxima exigencia para afrontar el último compromiso de la temporada. Los hombres de Nacho González no entienden de otra manera esta última meta del complicado mes de diciembre. El colofón para esta escalada será el duelo contra un Barça B que llega a Burgos en un estado de forma superlativo.

El equipo dirigido por Roi Sánchez mantenía una igualadísima pelea por el primer puesto con el Atlético Novás pero la victoria de los catalanes ante los gallegos hace dos semanas y el pinchazo de estos últimos el pasado sábado han elevado a los azulgrana al liderato en solitario de la clasificación.

El cuadro culé solo ha perdido un partido hasta el momento. Fue, justamente, contra el conjunto de O Rosal en la segunda jornada de liga. Desde entonces, nadie ha conseguido frenar la evolución del filial culé, que se muestra ‘intratable’ gracias a su vivaz estilo de juego, propio del estilo catalán, con mucha velocidad en el movimiento del balón y en el contraataque, una defensa sólida y ágil en el robo de balones y una gran cantidad de variantes ofensivas. El joven talento que atesora el bloque barcelonés pone la guinda para completar un ‘cóctel’ exitoso.

Precisamente, en este aspecto, hace hincapié el técnico del conjunto cidiano: «El Barça es un equipo muy joven, probablemente el equipo más joven de la categoría y quizás luego estaríamos nosotros».

González ensalza la calidad del bloque blaugrana y destaca que «cuenta en sus filas con muchísimos internacionales en categorías inferiores de varios países y con muchos jugadores alternando minutos en la liga Asobal».

Un dato de gran relevancia, teniendo en cuenta que la liga Asobal, este año, «es más rara y diferente a otros años, con una acumulación de partidos importante», por lo que, el hecho de que haya habido ya «cinco o seis jugadores que han jugado minutos en el equipo de arriba, da muestras de la calidad de la plantilla» y luego, lógicamente, «los resultados, ya que solo han perdido un partido en esta temporada contra Novás», resume el vallisoletano.