El conjunto burgalés puso en dificultades al líder invicto de la División de Honor

Weersma fue el autor de los 6 puntos del UBU Bajo Cero.- Foto: Jarcha/Burgosdeporte

No pudo ser y no saltó la sorpresa en Valladolid, pero hay derrotas que duelen menos que otras y el UBU Bajo Cero sale con la cabeza muy alta de este enfrentamiento ante el líder invicto de la División de Honor.

Fue un partido muy intenso en las instalaciones Pepe Rojo de Valladolid. Desde el principio el VRAC intentó llevar la iniciativa pero se encontró con un rival muy potenete en defensa, que apenas le dejaba maniobrar. La columna defensiva del UBU Bajo Cero era infranqueable para el equipo vallisoletano, que solo pudo anotar 6 puntos en todo el primer tiempo, gracias a sendos golpes de castigo transformados por Tomás Carrió, en los minutos 6 y 12 respectivamente.

El conjunto burgalés se defendía bien y además también buscó el ensayo, pero el VRAC demostró la clave de no haber perdido todavía ningún partido, un bloque muy sólido, por donde es muy complicado lograr puntuar. Tan solo Weersma lograba acortar distancias, a los 18 minutos en otro lanzamiento a palos que transformó en el 6-3, marcador con el que finalizó la primer parte.

El segundo tiempo respondió al mismo guión, con una gran defensa del UBU Bajo Cero, ante la presión del conjunto vallisoletano, que metió en su campo al equipo burgalés. Pese a todo, el UBU Bajo Cero era el primero en anotar en este segundo periodo logrando un empate provisional que en esos momentos amenazaba la victoria del invicto VRAC. Otro golpe de castigo transformado por Weersma ponía el 6-6 en el marcador a los 58 minutos.

Pero poco duró la alegría burgalesa, ya que dos jugadas ingeniosas, lograron romper la férrea defensa del UBU Bajo Cero. Una gran jugada, a los 61 minutos culminaba con un ensayo prodigioso de Alex Papa, en una jugada de tiralíneas. El VRAC se ponía por delante 11-6 y el colofón al partido llegaba en el minuto 75 con otra jugada de ensayo, fruto de la buena estrategia del equipo vallisoletano, por medio de Tani Bay, que dejaba el marcador en el definitivo 16-6.

Los intentos del UBU Bajo Cero por lograr algún ensayo no fructificaron, tanto por la buena defensa del equipo local, como por el cansancio, que también hizo su mella en los jugadores del equipo burgalés, que hicieron un enorme desgaste defensivo en este partido, aunque no pudieron evitar la derrota. Pese a todo, buenas sensaciones del conjunto de Burgos que puso de manifiesto un alto nivel de juego y especialmente un potencial defensivo que puede dar muchas alegrías esta temporada.