Dicen que la esencia del fútbol es el gol. Eso precisamente es lo que le falta al Burgos CF. Y lo cierto es que, a pesar de la carencia, no podemos negar el intento por tenerlo.

Esta temporada está personalizado en Claudio Medina, sin embargo las sensaciones no acompañan. El hombre-gol blanquinegro va de menos a más esta temporada. Cada partido tiene más presencia y en cada uno de ellos, su labor, se deja notar. Sin embargo, los delanteros viven del gol y, precisamente, Claudio, no los marca.

Pero no vayamos a cargar tintas sobre el leonés, al menos, más de la que le corresponde. Es cierto que ante el Lealtad debió marcar, sobre todo por la claridad de la ocasión que tuvo, pero no debemos olvidar ciertos aspectos importantes a la hora de evaluar su rendimiento. Claudio llegó del Elche con muy pocos minutos en las dos últimas temporadas, por lo que está a falta de competición y, de igual manera, de gol. Y esto se sabía (o se debía saber).

El delantero no ha perdido algo tan importante como su presencia en el área y poco a poco va aportando más. Es verdad que quizá se le deba exigir, cierto, pero no olvidemos anteriores experiencias que nuestro equipo tuvo. Entiendo que necesita tiempo y para ello paciencia en su entorno; Necesita confianza y para ello debe seguir contando;  Necesita marcar y para ello debe jugar.

Lealtad parecía una empresa complicada. Campo versión ratonera donde los equipos, sobre todo los considerados superiores, caen en la trampa del local para terminar cediendo. Ya lo ha hecho la Cultural cuyo paso por las Callejas fue un quiero y no puedo.

El equipo de Clemente Sánchez rindió perfecta cuenta a su estilo y planteó un partido con paciencia, perfecta posición y objetivo de desgaste sobre su adversario. Luego, a esperar sus opciones y aprovecharlas.

Había sensación de inseguridad en la grada antes de arrancar el partido. El algodón no sé si engaña, pero los números no. Estaba claro que había que jugar adaptándose a las circunstancias y eso no daba “buenas espinas” en los presentes.

Pero se respiró pronto. Se pudo perder, sí, pero lo cierto es que se debió ganar. Y fue así porque se creó más, se llegó más y se tuvieron más y más claras. Los jugadores blanquinegros supieron en todo momento a qué jugar y cómo jugar. Lo pusieron en práctica y lo hicieron. Solo falló un detalle que quedó plasmado en una pregunta que interiormente nos hicimos muchos tras la indicación del final por el árbitro: ¿y el gol?

Un detalle, tan importante, por cierto, que ha privado al equipo de llegar a este punto de la temporada encaramado a todo lo alto. Aunque cierto es que, otros equipos, también dirán que si hubieran jugado mejor serían, de igual modo, acreedores a ese lujo.

Llegamos al fin de año y la liga se ha terminado para los blanquinegros en este indeseable 2020. Se reanudará en enero para jugar la última jornada de la primera vuelta que  nos dejará ver en qué posición duerme el equipo al finalizarla. De momento, segundos, compartiendo puntos con el líder, el Valladolid B. Y para no marcar goles… no parece estar tan mal, ¿no les parece?

Por cierto, y como apunte al que sí será el último del año, todas las localidades para asistir al partido de copa del Burgos el próximo miércoles a las 16,00 horas frente al FC Andorra ya han sido repartidas. El Plantío tendrá el máximo de aforo permitido para este encuentro.

LA PLANTILLA Y EL TÉCNICO ANTE EL LEALTAD

El mejor: Pues voy a aceptar los ecos y apuntaré hacia un central que está aportando mucho al equipo. Recién llegado, Unai Elguezabal, generó dudas sobre la posición dónde colocarle. Pero el acierto final de Calero lo refrendó el jugador con argumentos y un rendimiento que viene siendo alto desde los orígenes de la temporada. En Villaviciosa le tocó bailar con el más alto de la clase y, aunque tuvo trabajo y perdió algunos duelos, su trabajó fue eficaz, apoyado, eso sí, por un equipo que está involucrado en el proyecto. (8)

Barovero: Un factor importante es la regularidad. El argentino está dando muestras de ella y sigue mostrándose muy seguro bajo palos. (6)

Álvaro Rodríguez: Es otro de los jugadores que mantiene una línea muy regular. Incisivo en ataque, mantiene un buen nivel defensivo que da su aporte al grupo. (6)

Michel Zabaco: El burgalés es otro de los destacados en el silencio. Su trabajo defensivo es indiscutible y es una perfecta pareja en el centro de la defensa. (7)

Undabarrena: No era el día de los centrocampistas (sirve para el resto). Aun así, colaboró bien en las labores defensivas tanto en el juego aéreo como por el terrestre. (6)

Raúl Navarro: No fue su mejor día. Empezó mal, perdiendo balones e inseguro. Eso le condicionó. (4)

Cerrajería: Pues le vi mejor. Es una gran noticia. E incluso intentó jugar el balón en un campo tan complicado. No es la mejor versión pero parece que se acerca. (5)

Guillermo: Es verdad que solo lleva un gol en toda la temporada. Es cierto que, por la posición, todos  le pedimos más aportación en goles. Es verdad. Pero trabaja lo indecible, y así lo hizo el domingo. Lucha, movilidad, desmarque. Bien. (6)

Claudio Medina: Mejora. Es una buena noticia. Aportó más al equipo y se le vio más implicado. La pena es la falta de acierto que se le puede y se debe exigir. Eso le baja la nota. (5)

Rubén Lobato: Cerró bien su banda aportando con Berjón en el ataque cuando se lo pedía la situación. Defensivamente, cumplió. (6)

Saúl Berjón: No era un partido fácil. Un campo estrecho, largo; un equipo pegajoso, luchador, destructivo. Aun así cumplió y destacó durante el primer tiempo. Bajó su rendimiento en la segunda parte. (6)

Juanma: A pesar de salir desde el banquillo cumplió con lo que esperamos de él y nos tiene acostumbrados. Complicó la vida a la defensa rival. (6)

Alarcón: Salió en la recta final del partido y no tuvo mucha aportación. No sirvió de refresco en la banda y el equipo sufrió la última incursión rival con cierto peligro por su lado. Tiene capacidad para mucho más pero debe demostrarlo. (4)

Javi Gómez: Te quedas con la sensación de que se incorpora tarde al equipo. Su salida le da otro aire y velocidad lo que descompensa al rival. Hay que aprovecharlo más. (6)

Julián Calero: Ni está ni se le espera. Pero no por culpa del técnico. Su situación es complicada, los partidos pasan y sigue sin poder desarrollar su trabajo al cien por cien. Acertó en la puesta en escena, lo que le da valor a su trabajo. Su equipo no sufrió en demasía en un campo que te lo puede hacer pasar mal y, por el contrario, supo mover la plantilla para buscar la ventaja. La salida de inicio de Claudio y Guillermo en ataque tuvo sentido. Una pena que su equipo no aproveche las opciones de gol que genera. (7)