ferroplas

(Fotografía: JARCHA)

El UBU San Pablo Burgos inicia un mes de diciembre de altísima exigencia. El conjunto burgalés tendrá que afrontar cinco partidos en 18 días con tres desplazamientos que suman 3.684 kilómetros entre la ida y la vuelta. Una “etapa de alta montaña” para los cidianos que pondrá a prueba la estabilidad en el juego que tanto desea recuperar el técnico rojinegro, Nacho González.

La primera “meta volante” será el sábado, a las 18:30 horas en El Plantío ante la SD Teucro, en el primer encuentro de la segunda vuelta de esta primera fase competitiva. El conjunto pontevedrés fue el primer rival del bloque castellano esta temporada en un choque en el que los cidianos sorprendieron a domicilio a los gallegos con un 25-27.

Sin embargo, el UBU San Pablo ya no es un equipo desconocido en la División de Honor Plata y los rojinegros tendrán que explotar al máximo sus armas para poder superar a su próximo rival. El conjunto dirigido por Irene Vilaboa comenzó la temporada muy beligerante pero con dificultades para cerrar los partidos.

En el primer tramo del curso, el equipo azul encadenó cuatro empates consecutivos que evidenciaban un buen trabajo que, poco a poco, ha acabado fructificando, de modo que la escuadra gallega llega a Burgos tras vencer los dos últimos encuentros y en sexta posición en la tabla. El buen estado de forma de la SD Teucro amenaza la búsqueda de regularidad en el juego por parte del cuadro burgalés que, a pesar de la victoria de la semana pasada ante Lalín, aún necesita mostrarse más estable y menos errático sobre el 40×20.

El técnico del conjunto castellano, Nacho González, sigue poniendo su confianza «en las sensaciones en los entrenamientos». «Ahí es donde tenemos que conseguir lo que buscamos y luego habrá que trasladarlo a la competición», apunta el preparador. «Si somos capaces de seguir entrenando bien e ir mejorando en el día y de seguir teniendo ambición, será más fácil trasladarlo todo a la competición», añade. «Lógicamente —continúa González—, como con cualquier otro rival, con el objetivo de lograr un buen partido y de conseguir la victoria».

Con respecto a su oponente, el vallisoletano detalla que «Teucro ha cambiado a muchos jugadores y no se va a parecer nada al partido de la primera jornada, que fue un encuentro con mucha falta de ritmo por parte de los dos equipos», recuerda. «Ahora Teucro corre muchísimo más, hace muy bien las transiciones, defensivamente es un equipo más estable y, al igual que nosotros, ha ido creciendo», explica. «Yo creo que somos dos equipos ahora somos dos equipos totalmente diferentes», concluye.

ferroplas