Foto: Jarcha/Burgosdeporte

Al Reino de León, reconozco, le tengo un poco de manía. También a otros campos, como Las Gaunas, el Sardinero… Y para nada por los equipos que en ellos juegan, aun siendo rivales muy directos habitualmente, sino por los resultados que en ellos he tenido que soportar.

De manera que, tras el partido, cuando alguien me recordaba que llevábamos trece años sin ganar, echaba la vista atrás y, en efecto, no recordaba victoria alguna. Así que no quedaba más remedio que tirar de historial.

Fue en la infausta temporada 2007-08. ¿La recordáis? Seguro que a bote pronto no, pero si os hablo de los Novoa, y sobre todo del episodio “Balastera” seguro que todos ya estáis recapitulando y si no de lleno, os acercáis. Entonces, aquel Burgos donde estaba Gonzalo de la Fuente, Andrés, Zazu, Rubén Espinosa, Alconero, … comenzó el curso siendo líder gracias a la victoria lograda frente al Valladolid B (0-3) en la primera jornada en los anexos de Zorrilla.

Sí, cierto. Pero terminamos la temporada empatando en Palencia, en la Balastera, a un gol, resultado que nos llevó, junto a los palentinos, de la mano, a la tercera división. Pues en aquella estuvo la última victoria en el Reino de León. Y fue con un resultado claro (0-2). Pedro García y Guembe fueron los autores de los goles y Felix Arnáiz Lucas era, en aquel partido, el entrenador.

Ya ha llovido. Y mucho. Pero dicen que las estadísticas están para romperlas y cuando más tiempo se cumplen, más cerca están de romperse. Ya queda menos, porque en esta temporada tampoco se han roto, pero sí ha sido el año, que yo recuerde, que más cerca hemos estado de lograrlo.

En el descanso, me atreví a cambiar el ritual acostumbrado y me di un “garbeo” por los pasillos de la tribuna. Un grupo de tres seguidores locales ponían “el grito en el cielo” por lo que habían visto; algún conocido coincidía conmigo en haber visto a un buen Burgos y mantenía la esperanza de continuidad en la segunda parte. Finalmente me atreví a preguntar a “uno que pasaba por allí” y amablemente contestó: “Ha sido el mejor Burgos de las últimas temporadas. Es mejor que nosotros y creo que nos vais a ganar”. Bueno, pues no está mal, y, aunque como un compañero dice eso de “el halago debilita” no es malo saber qué piensan los demás sobre nosotros.

Pero eso de que “la espesura del bosque no nos impida ver el claro” debemos aplicarlo. Los nuestros siguen teniendo una clara falta de gol y eso es un peaje muy grave. Cuatro ocasiones claras no se pueden desaprovechar, cierto es, y eso nos condena a tener que recordar partidos como el del Valladolid, incluso Langreo, y también, éste. Nos pasarán factura.

Algunos añaden que el equipo ha vuelto a perder terreno una vez logrado el gol, convirtiéndose en un equipo conformista, esperando el final. No coincido al cien por cien en esta observación, pero estos son los ecos y nadie tiene la culpa de que retumben. En el partido frente a la Leonesa, tras el gol, me parece lógico que ellos achucharan y es fundamental aguantar esos 20 minutos de acoso. No lo hicimos y cuando lo normal era que las aguas volvieran a su cauce llegó el penalti. Fue clave y eso permitió a los locales dominar hasta el final.

Pero, por el contrario, el Burgos trasmite buenas sensaciones. Calificativos como empaque, fuerza, buen equipo, colocación y alguno más en ese perfil, acompañan los comentarios de los blanquinegristas (¡uy! Qué mal me ha sonado esto), de los que destaco y me quedo con ese de que “de los últimos, es el mejor equipo”.

Hay que seguir remando. Ha sido un partido que valía tres puntos y que se han repartido dos. Mantenemos la distancia con la Cultural, pero de nada servirá si no se mantiene este nivel, también contra los equipos que se cierran y complican la vida. Seguro que sí. Ahora queda esperar el sábado al Numancia. Otro de los gallos del grupo.

Puntuaciones de jugadores y técnico:

El mejor: Pues hoy se lleva el título Undabarrena. No solo por el gol marcado que, sin duda, le eleva los puntos… También por el trabajo en la contención y en la creación. Destacó en un equipo que rayó a muy buena altura. (8)

Barovero: Pues se mostró muy seguro en las intervenciones que tuvo que hacer. Destacó una buena intervención en la segunda parte que evitó el gol del contrario. Se prodigó en el juego aéreo, aunque, en este aspecto, deberá seguir mejorando. (7)

Álvaro Rodríguez: Bailaba con una de las más feas (Pipo) al que acompañaba, por su misma banda, otro de los importantes del equipo (Castañeda). Entre él y Navarro la anularon en la primera parte, aunque en la segunda sufrieron más. Se prodigó en rápidas transiciones por banda, aunque no terminaron de generar peligro. Su penalti le rebaja una merecida buena nota. (6)

Michel Zabaco: Va a más. Da seguridad a la zaga y la convierte en un muro difícil de superar. Muy bien. (7)

Raúl Navarro: Al igual que su compañero en banda, hizo muy buen trabajo en la banda derecha. El cambio de posición le perjudicó aunque cumplió. (6)

Juanma García: Si en el anterior encuentro no había estado fino, volvió en éste. Fue incansable en la presión y generó peligro en ataque. Muy bien. (7)

Unai Elgezabal: Junto con Zabaco forman una pareja de centrales de muy buen rendimiento. Expeditivo, seguro, muy bien por alto, anticipación. Gran partido. (7)

Claudio Medina: En León mostró la mejor versión que le hemos visto. Debe seguir por ese camino y llegará a lo que puede dar. Le falta el gol. Bien. (6)

Rubén Lobato: Cerró su banda perfectamente y se prodigó en subidas por la banda. Su trabajó anuló a una muy buen jugador como Julián Luque. El contrario cambió el paso y él no lo notó. Carlos Bravo tampoco logró superar al lateral. Sin embargo, el equipo notó su salida y le costó carburar. Hizo un trabajo notable. (7)

Saúl Berjón: De lo mejorcito del equipo. Su banda fue un cuchillo con los pases al interior, con su juego y desborde. Estuvo a gran nivel. Se notó su ausencia en los cambios. Dio el pase de gol a Undabarrena. Muy bien. (8)

Miki Muñoz: El mejor partido de lo que vamos de temporada. Nos volvió a recordar al Miki de la temporada pasada, sobre todo en la primera parte. Pero fue de más a menos e incluso perdió algún balón de forma innecesaria. En el camino bueno. (7)

Galder Cerrajería: Es cierto que salir desde el banco es en muchas ocasiones difícil y tu rendimiento no es el óptimo. No encontró su sitio y en el tiempo que estuvo sobre el campo no destacó. (5)

Roberto Alarcón: Sabemos que es un jugador ofensivo y que le cuesta la labor defensiva. Cuando salió tocaba la segunda parte y le costó. Por debajo del nivel de sus compañeros. (4)

Javi Gómez: Abusa de la conducción del balón. Debe usar el uno contra uno y el desborde en regate cuando tiene opciones de éxito y no por regla general. Perdió balones innecesarios y eso hace resentirse al equipo. (5)

Martín Rosales: Entiendo que el objetivo de su ingreso era darle posesión al equipo pero no es su virtud. Lo cierto es que el tiempo que estuvo no se le vio. (4)

Julián Calero: Se impuso a si homónimo en la preparación del partido. Su equipo supo leer lo que pedía el partido y esperó de inicio y se impuso al rival en juego, control y dominio. Aguantó el arranque de la segunda parte, manteniendo el control y eso permitió que el equipo se adelantara. Perdió en la puesta en acción de la presión. Su equipo estuvo peor que el rival. La presión de la Cultural obligó al Burgos y éste perdió balones. Los blanquinegros estuvieron incómodos en la salida del balón y les costó cuando el rival la ponía en práctica. No pasó lo mismo en la parte contraria donde los leoneses estuvieron más acertados. Costó robar balones y en muchas ocasiones el equipo del Reino de León terminó sacando el balón con éxito.

Cuando no sabes las razones reales de los cambios, las tenemos que intuir, así que vaya por delante el aviso. No me parece que los cambios le dieran el resultado óptimo. El equipo fue perdiendo envergadura y se hizo más vulnerable. Entendemos el cambio de Lobato, protegiendo al equipo de la amarilla que él tenía, pero Navarro perdió rendimiento y, también, la banda derecha se resintió. La salida de Claudio hizo perder empaque al ataque, aunque es comprensible por el desgaste sufrido. En esa misma línea se encuentra Berjón. La salida de Matías Rosales no aportó y la supuesta pretensión de sujetar la posesión no tuvo efecto. Sin embargo, su equipo fue mejor en el global del partido. (7)