Un jugador del Real burgos es rodeado por la zaga abulense .- Foto: TribunaÁvila

El Real Burgos cayó por la mínima frente al Real Ávila, en un partido falto de ritmo donde ninguno de los dos equipos tuvieron claras ocasiones de gol. El cuadro abulense aprovechó un mal despeje de la zaga burgalesa para establecer el gol de la victoria a los 15 minutos.

La primera mitad fue bastante igualada, con un Real Ávila cuyo objetivo era controlar el partido en su campo, y un Real Burgos que quería seguir con su buena racha liguera. Las primeras ocasiones fueron para el cuadro local, que probó suerte desde fuera del área con los disparos de Rubén Ramiro y Domingo, pero que el guardameta burgalés Álex atrapó sin demasiados apuros.

Con el paso del tiempo, el Real Ávila se fue haciendo dominador del partido, con largas posesiones de balón. Al cuarto de hora de juego, los abulenses abrieron el marcador por mediación de Alex Garrido, que aprovechaba un mal despeje en el área pequeña para batir al conjunto rojipardillo.

Tras el 1-0, el Real Ávila bajo la intensidad frente a un Real Burgos que tampoco tuvo reacción tras el tanto encajado. El partido se ralentizó, sin apenas ocasiones para ninguno de los dos equipos. Los disparos lejanos de Pantera e Iván fueron lo más destacado de la primera mitad, pero tampoco supusieron un excesivo peligro a la zaga burgalesa.

En la segunda mitad, el partido apenas cambió su rumbo. El Real Ávila controlaba el partido pero no cerraba el encuentro, muy pobre en ataque. Mientras, el Real Burgos no tenía prisa pese a ir por debajo, consciente de que las ocasiones acabarían sucediéndose.   

Tras la incorporación de nuevos jugadores de refresco al terreno de juego, el equipo rojipardillo empezó a llegar con algo más de claridad al área abulense. Los de Dani Santos pudieron empatar el partido en un centro al corazón del área cuyo remate salió a escasos centímetros de la portería rival. Los locales también estuvieron a punto de ampliar su ventaja, en un rechace de la defensa burgalesa que Cristian remató al fondo de la red, aunque su gol acabó siendo anulado por fuera de juego.  

Finalmente, el partido terminó con derrota por la mínima del Real Burgos, en un partido monótono y escaso de oportunidades. El próximo partido del equipo burgalés será el derbi en casa frente al Burgos CF Promesas, el próximo sábado con horario por confirmar.