Pingüinas Rugby Burgos jugará este fin de semana la fase de ascenso a División de Honor B femenina, con un solo objetivo: jugar esta temporada en liga nacional

El PRB Opel GJ Automotive se desplaza este fin de semana a Toledo, donde le esperan otros cinco equipos para luchar por dos plazas en la División de Honor B femenina. La suerte ha querido englobar a las castellanas en el grupo A junto a dos equipos que han jugado varias temporadas en la máxima categoría del rugby nacional, como son el Getxo RT y el GEIEG de Girona.

Las albicelestes llevan muy bien ir de tapadas y sin vitola de ser el equipo a ganar, pero con una gran confianza de no haber perdido ningún partido en la atípica temporada pasada. Esta será la primera vez que un equipo femenino de la capital tendrá posibilidades de ascender a categoría nacional.

La plantilla se encuentra en perfectas condiciones físicas y salvo las pequeñas molestias en uno de los codos de la capitana Tania Incinillas, no hay lesiones reseñables. Con ello, todo el grupo estará a disposición del equipo técnico, que desplazará a 25 jugadoras.

Viajarán a Toledo para esta histórica ocasión: Azu, Lierni, Carla, Jessica, Dunia, Ivet, Samsung, Iratxe, María, Ana Lenzetti, Eva, Tania Redondo, Tania Incinillas, Clau, Sandra, Cris, Ángela, Laura Varona, Laura Ruiz, Bea, Beth, Diana, Laura Maestro y las jóvenes sub20 Ana Alonso y Carmen Aguado.

Jugarán el sábado dos partidos contra las representantes de Cataluña y Euskadi, de los que deberán ganar al menos uno para disputar el domingo la semifinal que les dé el acceso a la final, que se celebrará ese mismo día. Los encuentros tendrán una duración de 30 minutos en dos tiempos de 15, lo que provocará un gran desgaste físico.

La clave va a estar en quien se asiente antes, ya que salvo en CAU RC, representante de la comunidad Valenciana, el resto de los equipos no han podido disputar ningún partido en los últimos 8 meses.

Las burgalesas y sus técnicos confían en el buen sabor de boca que dejó su juego por momentos en la temporada pasada y el gran trabajo físico tanto a nivel individual, primero durante la cuarentena, como al colectivo realizado estos dos últimos meses. Lo que está por ver es cómo repercutirán los pocos entrenamientos de contacto que han podido realizar hasta la fecha.

Hay que indicar que desde el club están muy agradecidas al apoyo recibido desde el Ayuntamiento de Burgos, ya que se las ha tenido en cuenta en el uso de instalaciones al estar pendientes de esta competición nacional.