ferroplas

(Fotografía: CD Mirandés)

El portero rojillo, Raúl Lizoain, ha analizado el inicio de temporada del Mirandés y el próximo duelo frente a Las Palmas, que será muy especial para él al regresar a la que es su casa.

El equipo marcó cuatro goles ante el Cartagena. ¡Se echaba en falta esa efectividad!: “Tenemos poco tiempo para saborear la victoria porque ya llega el siguiente. Es verdad que echábamos de menos esa efectividad y en este partido la tuvimos. Ojalá sigamos así, teniendo ocasiones que es importante para nosotros. Defensivamente estamos bien, cogiendo experiencia y mejorando en muchos aspectos”.

Este miércoles regresa a su casa donde tuvo una actuación destacada en la pasada temporada: “Es un partido especial porque allí estuve ocho años. Es bonito volver a casa y jugar en ese estadio. Si se interviene poco es buena señal. Me acuerdo de la doble parada que hice, pero para eso estamos los porteros también. Hay que estar preparado en todo momento para ayudar al equipo”.

¿Qué tipo de rival espera el vestuario?: “Creo que se ha reforzado bien. Allí hay bastante presión, pero tienen jugadores con personalidad y mucho protagonismo. Si se sienten cómodos, será un partido complicado. En casa hacen las cosas bien. Pepe (Mel) está sabiendo sacar el máximo rendimiento a la plantilla. Debemos contrarrestar sus virtudes”.

Del puesto 5 al 15 solo hay un partido de diferencia. ¡De nuevo se ve la igualdad que reina en la categoría!: “El calendario no me dice nada ahora mismo. Lo importante es ir partido a partido y conseguir puntos. Después ya se podrá mirar la clasificación. Ahora es un poco engañosa. Está todo muy igualado. La carga será mucho mayor en estas semanas. Nos gusta porque pasan muy rápido al jugar varios encuentros seguidos, aunque es complicado. Los fisios están haciendo un trabajo increíble”.

Tras su fichaje frustrado con el Málaga, recaló en el Mirandés. ¿Qué significa para Lizoain el club rojillo?: “Ha supuesto mucho. Vine de estar mucho tiempo parado y era complicado entrar en el equipo. Me acogieron muy bien desde el primer momento, tanto miembros del club como compañeros. Era lo que necesitaba. Sentirme arropado. La confianza hace que los resultados vayan viniendo”.

Muchos de sus antiguos compañeros en Las Palmas no atraviesan su mejor momento deportivo. Incluso algunos han decidido partir al extranjero. ¿Se siente un privilegiado por jugar en Segunda?: “En España es una gran liga y tenemos la suerte de estar aquí. El Mirandés apostó por mí. Cada uno busca su futuro donde quiere. Yo llegué aquí en una situación en la que estuve mucho tiempo parado. Ahora intento devolver toda la confianza que depositaron desde un primer momento”.

ferroplas