Máxima igualdad de dos equipos que buscaron la victoria.

Un momento del partido .- Foto: BCF Media

Tablas entre el derbi que enfrentaba a la Arandina y el Burgos CF Promesas. El conjunto blanquiazul tuvo una salida fulgurante y Mozó abrió el marcador a los 5 minutos. Sin embargo, la Arandina fue dejando cada vez más espacio al filial burgalés, que terminó adueñándose del partido en la segunda mitad y empatando el encuentro en una buena acción de Pibe. El derbi finalizó con un empate que no deja satisfecho a ninguno de los dos equipos, que siguen sin levantar el vuelo en este inicio liguero.

Los primeros minutos de partido fueron muy intensos, donde ambos conjuntos salieron a por la victoria, aunque sin ocasiones claras. Con el paso de los minutos, el Burgos CF Promesas bajó el ritmo y la Arandina se fue adueñando del partido. En la primera llegada peligrosa del cuadro local llegó el primer gol del partido. Un balón colgado al área fue rematado por Edgar, que dejó libre de marca a Mozó para que enchufara un autentico misil al fondo de la red, imposible para el portero Gorka Giralt.

Disputa de un balón dividido .- Foto: @arandinacf

Tras el gol, la Arandina se replegó y bajó la intensidad, con el objetivo de pausar y controlar un partido que tenía con el marcador a favor. Los ribereños daban por bueno el tanto, aunque dada la poca efectividad en ataque de los visitantes, la Arandina siguió creando ocasiones para ampliar su ventaja con buenas internadas por las bandas, sin éxito.

La segunda parte fue diferente. La Arandina salió muy tímida al terreno de juego y cedió mucho espacio al conjunto burgalés, que no llegaba con claridad pero sí dominaba el partido y hacía presagiar el empate.

Tanto fue así que a los 55 minutos, un error defensivo del cuadro de la ribera dejó a Pibe mano a mano frente al guardameta Curro.  El delantero burgalés, últimamente en buena racha goleadora, no desaprovechó su oportunidad y estableció el empate con un disparo raso y ajustado al palo. 1-1 en el marcador.

El jugador blanquiazul Barbero disputa el balón .- Foto: BCF Media

El gol sentó muy mal al conjunto ribereño, que perdió el control del partido y tuvo varias imprecisiones que le pudieron costar la derrota. Con el empate, el partido volvió a la igualdad del comienzo, con dos equipos que no renunciaban a ganar y que no daban por bueno este resultado.

En los últimos minutos, ambos equipos pudieron romper la igualada, con numerosos centros al área y jugadas a balón parado, que no encontraban rematador. El partido finalizó con empate 1-1 que no deja satisfecho a ninguno de los dos equipos, conscientes de que necesitaban la victoria.

En la próxima jornada, el Burgos CF Promesas recibirá al Bupolsa SEAT Arlanzón, el miércoles en la Ciudad Deportiva de Castañares, mientras que el cuadro ribereño viajará a tierras segovianas para medirse a una invicta Gimnástica.