Foto: BCF Media

Jugaba el Burgos su tercer partido de la temporada en Oviedo. Concretamente en el Álvarez Rabanal de la capital del principado frente al CD Covadonga. Un club modesto, pero enorme en el trato, en facilitar el trabajo a los demás, en su simpatía y su agradable comportamiento. Gracias.

El partido despertaba interés. Sí, y también cierto respeto y temor. Era éste un partido que un equipo que quiere estar arriba tiene que ganar. Dicen algunos que por lo civil o lo criminal… Simplemente, metiendo más goles que el rival. Visitaba el Burgos al colista y lo hacía sabiendo que era un equipo con dos partidos jugados y los dos perdidos (ahora ya son tres), pero que en ambos, mereció más de lo que consiguió. ¡Claro! Ese es el peaje de ser equipo recién llegado a la categoría.

También, como buenos aficionados, se jugaba a acertar el once blanquinegro. Era válido el razonamiento de considerar la opción de Claudio Medina para la punta de ataque. Se intuía un encuentro de mucho balón al área con primeras y segundas jugadas, con mucha pelea con los centrales… Claudio parecía dar una más que aceptable talla para ello.

Se despejaron las dudas y los que jugamos a entrenadores (sí, sí… a mí me va la marcha), nos quedamos como nos teníamos que quedar. En la gradita, que ahí estamos bien. Porque Calero apostó por la continuidad. No digo que con Claudio nos hubiera ido mejor, pero también nos podría haber ir peor. Con el once que sacó Calero y sus movimientos posteriores, el equipo dio sensación de ser equipo de hechuras, veterano, que sabe a qué juega y que sabe lo que quiere. (Y, recordemos… ¿Cuánto tiempo hacía que no sentíamos esto?)

Todo esto se resume en las sensaciones que varios de los presentes se dejaron decir y algún  ausente, también: “Este partido, en pasadas temporadas, no hubiera acabado así y, seguro, que nos hubiéramos vuelto de vacío”.

Quizá el mejor resumen a todo esto es que el equipo se bajó del autobús y salió al campo sabiendo cuál era su trabajo y cómo tenía que llevarlo a cabo. Así es fácil que, con la calidad que atesoran individualmente, el Burgos sume lo que tengan que sumar y afronte una temporada con buenos visos de acercarse al objetivo.

Pero no adelantemos o mejor… no vendamos pieles de piezas que aún no hemos cazado. El buen camino está marcado y si seguimos su trayectoria, nos reportará, seguro, buenas tardes de optimismo e ilusión.

El sábado habrá una buena piedra de toque. El Langreo nos lo pondrá difícil. Es un equipo correoso capaz de hacerle un roto a cualquiera y, por supuesto, a nosotros también.

Las notas a los jugadores y técnico

El mejor: Pues creo que el partido tuvo un protagonista por encima de los demás. Es cierto que hubo algún otro jugador que hizo un partido notable pero el gol es caro y éste marcó uno y provocó el penalti que sirvió para la victoria. A esto, una más que notable primera parte de lucha, entrega y fe que le acreditan como el mejor. Es, claro que sí, Juanma. (8)

Barovero: Tuvo alguna intervención de mérito pero se le atraganta el juego aéreo, tan importante en esta categoría. Debe mejorar en este aspecto y le resta nota. (5)

Álvaro Rodríguez: Cumplió de sobra. Defendió bien su banda y aportó al juego ofensivo. La salida de Pozo no le creó problemas. (6)

Rubén Lobato: Sin errores y cumplidor. Se adaptó a la situación y realizó un buen partido. Pudo hacer algo más en el gol encajado. Esto le baja la nota. (5)

Michel Zabaco: Está siendo un eficaz complemento en el centro de la defensa. Va a más y resolvió bien su trabajo, complementando la labor de Unai. (7)

Unai Elgezabal: Podríamos dudar entre Juanma y él para otorgar el mejor del partido. Su rendimiento defensivo es espectacular y es el dueño del juego aéreo que le viene muy bien al equipo ante la tara de nuestro portero. Expeditivo, eficaz, seguro, un gran defensa y un gran partido. (8)

Eneko Undabarrena: Su mejor partido desde el inicio de la temporada. También va a más y nos recordó frente al Covadonga la versión de este jugador en tiempos pasados. Vimos una gran versión en el aspecto defensivo e hizo aportaciones al ataque. (7)

Galder Cerrajería: Quizá sea la nota que más me cuesta poner y hasta puedo considerarla injusta. Hoy es un elemento imprescindible en su puesto y su aportación en la creación es importantísima. Además, ayer sacó ese importantísimo toque de veteranía y experiencia. Lástima de su error en el gol encajado. Le baja mucho su merecida puntuación. (5)

Raúl Navarro: Posiblemente fue el jugador que menos se mostró entre los titulares. Hizo una labor escondida que es importante. Colaboró con Álvaro en el aspecto defensivo y tuvo una buena opción de gol. (6)

Saúl Berjón: Es un jugador que apunta a ser un elemento importante en este equipo. Veteranía y experiencia se conjugan con su calidad con el balón. Lo demostró frente al Covadonga a pesar de no llegar al nivel mostrado en Valladolid. (6)

Guillermo: Era un partido de brega y trabajo y no renunció a ello. Busco ser la referencia en los balones largos y trabajó para su equipo con y sin balón. Marcó el segundo y definitivo gol de la victoria. Un buen partido. (7)

Roberto Alarcón: Entrar desde el banquillo en un partido con estas características no es fácil. Hizo una buena labor en la faceta defensiva. Por el contrario, debe ir a más en el capítulo ofensivo. (6)

Claudio Medina: La misma situación que en el caso de Alarcón. Claudio necesita tiempo y necesita minutos. Cuando salió, el partido no estaba para él. Colaboró en las labores defensivas. Es un gran jugador y necesita paciencia en el entorno. (5)

Javi Gómez: Su salida dio aire fresco en la parte alta para la labor de presión y control. Leyó bien su cometido y se desgastó físicamente. Bien. (6)

 Ryan Leak: Volvía tras su lesión a reforzar la defensa para cerrar el partido en los minutos finales. Evaluarle sería injusto, pero la buena noticia es, sin duda, su vuelta. (-)

Javi Calero: No va a ser el único pero había que afrontar el partido con las características que exige. Acertó y lo más importante, sus jugadores dieron sensación de haber entendido el mensaje y cumplieron en ese papel. No fue tan bueno que el equipo se alejara tanto del área rival tras marcar el primer tanto (ya sé que el rival también juega y aprieta, pero…) Ayer superó a su homónimo. (7)