ferroplas

(Fotografía: Photo Gomez Sport)

Una escapada de cuatro ciclistas que llegó a tener 12 minutos marchó destacada por tierras cántabras pero quedó sentenciada tras el único alto puntuable de la jornada.

Alex Molenaar debuta en una Grande en esta Vuelta a España. Pero ya ha demostrado con solvencia estar preparado para una cita de esta magnitud. Hoy formó parte de una fuga que rodó a gran velocidad por el difícil terreno de Cantabria. De hecho, este intento logró la renta más alta de todas las escapadas que se han producido en La Vuelta y Molenaar consiguió el quinto premio de la combatividad para el Burgos-BH.

Los sprinters quisieron pelear una de las últimas oportunidades que les quedan. Sin embargo, finalmente los hombres de la general se metieron en la pelea y Roglic (Jumbo-Visma) logró llevarse la etapa además de volver a vestirse de líder. Jesús Ezquerra, que corría en casa, trató de disputar la llegada aunque el mejor colocado fue Jetse Bol.

Alex Molenaar: “Fui el primero en arrancar y se formó un corte de cuatro. Relevamos bien y lo cierto es que cuando llegas a tener 12 minutos empiezas a soñar con la posibilidad de pelear por la etapa. Comí y bebí bien, pero en la parte final nos recortaron el tiempo muy rápido y tocó apretar, aunque nos neutralizaron. De cualquier manera, estoy contento con el resultado y espero que podamos volver a pelearlo”.

Llega el díptico de montaña este fin de semana, con la subida mañana a La Farrapona tras completar 170 kilómetros con salida en Villaviciosa y cuatro puertos de 1ª categoría que jalonan el recorrido de la prueba.

ferroplas