El primer equipo del CB Tizona respetará un aislamiento de al menos diez días después de que los test desvelen un nuevo contagio. Los dos casos son asintomáticos y su evolución está siendo positiva.

Siguiendo el protocolo, la plantilla se ha sometido a las pruebas de confirmación tras detectarse un positivo el viernes pasado. En ese cribado, se ha diagnosticado un nuevo caso. En consecuencia, el club decide evitar riesgos y quedan aplazados los partidos y los entrenamientos.

Los dos casos son asintomáticos, se encuentran bien y el resto de compañeros ha dado negativo en los test. En el Tizona Universidad de Burgos la absoluta prioridad es la salud y el club opta por la prudencia y la responsabilidad.

Siguiendo las pautas aconsejadas por los expertos, el aislamiento durante diez días es la única fórmula efectiva para reducir al máximo cualquier posible riesgo. Por lo tanto, todos los miembros del primer equipo seguirán estas recomendaciones.

El aplazamiento forzoso de partidos y de entrenamientos es una medida temporal, encaminada a iniciar la competición con garantías. Desde el club, confían en “que la situación mejore pronto y podamos disputar el primer partido en LEB Oro, para el que nos hemos preparado con trabajo, entrega e ilusión”.

En estos momentos en los que Burgos experimenta un crecimiento de contagios que obliga a tomar medidas más estrictas en la ciudad, el Tizona quiere trasladar también un mensaje de compromiso, de responsabilidad social y de ánimo a toda la ciudadanía.