Foto: Jarcha/Burgosdeporte

Movida pretemporada en el Juventud del Círculo de fútbol sala. Primero ha sido el retraso en conocer la normativa de la Junta de Castilla y León para iniciar los entrenamientos y apenas pudieron iniciarse se han tenido que interrumpir por un caso de coronavirus en la plantilla.

Según ha manifestado a Burgosdeporte, el entrenador del conjunto burgalés, Raúl Zamora, “ha sido un caso totalmente aislado de un jugador que mantuvo contacto con una persona afectada, pero que después no llegó a estar en contacto con ningún jugador, ya que se produjo en el largo fin de semana del Pilar y nosotros no entrenamos el lunes, de hecho no hay ningún caso más en la plantilla”

El conjunto burgalés lleva una semana sin entrenar, a la espera de poder reanudar los ejercicios el próximo jueves. “Es un contratiempo más de esta pretemporada en la que no hemos podido prácticamente entrenar, mientras el resto de equipos del grupo, seis vascos y un cántabro, sí pudieron hacerlo”.

Además el Juventud tenía previsto jugar un partido amistoso el próximo sábado en Ibarra, pero será complicado, “nos han comunicado que tienen un jugador con fiebre y los síntomas del coronavirus, por lo que el partido está muy difícil para jugarse”.

Así las cosas, el comienzo del campeonato está cerca, ya que el primer partido está previsto el 31 de octubre ante Laskorain, aunque el equipo burgalés no llegará en las mejores condiciones, después de las limitaciones a las que se han visto sometidos esta pretemporada. En cualquier caso, ilusión no falta ante una temporada con muchas incógnitas.