El Servigest Burgos cumple ya su tercera semana de prácticas, ya que volvió a las pistas el pasado 23 de septiembre. Toma de temperatura, mascarillas, duchas en casa y no en los vestuarios, desinfección del material, declaraciones responsables de encontrarse en buen estado…

Muchas son las nuevas rutinas a las que los equipos deportivos se tienen que habituar en estos tiempos y los componentes del equipo de baloncesto en silla de ruedas de Burgos no van a ser una excepción. Pero las ganas de retomar la actividad tras tantos meses de parón pueden con todo y los componentes del equipo burgalés vuelven a disfrutar de su deporte.

Rodrigo Escudero será una temporada más el entrenador de un equipo que se enfrenta al reto de mostrarse competitivo en la mejor liga del mundo. En cuanto a la plantilla del División de Honor, Helder Da Silva volverá a ser el capitán de un equipo que ya ha confirmado las renovaciones de los  habituales Cruz, Alvaro y Abdoul. Además Erikas Siaurusaitis cumplirá su tercera temporada en Burgos y el mexicano Martín Arredondo su segundo año  en el equipo.

En cuanto a los fichajes para el presente curso, el equipo burgalés ya ha presentado hasta el momento a tres jóvenes valores internacionales de gran proyección, Luis Domingos, Lee Fryer y Will Bonner.

El primero es un internacional portugués que fue rival de los burgaleses el año pasado, ya que jugaba en el Basketmi Ferrol, y que acaba de cumplir los 22 años. Los británicos Fryer y Bonner son jugadores de  solo 20 y 22 años y se considera que tienen un gran potencial. En una liga de máximo nivel físico como corresponde en estos tiempos a cualquier competición de élite, esta inyección de juventud se antojaba muy necesaria. 

Como últimos elementos de la plantilla, Servigest Burgos tiene pensado incorporar a dos pívots de contrastada experiencia, así como a un director de juego.