El presidente del Burgos Promesas, José Fernández Manzanedo, ha confirmado hoy que la intención del club que preside, actualmente unido al Burgos CF, es retomar la actividad de los equipos de cantera el próximo mes de noviembre.

El máximo mandatario del Burgos Promesas considera que “ahora se dan las circunstancias que permiten que dicha actividad se pueda retomar, ya que disponemos del protocolo de actuación aprobado por la Junta de Castilla y León, que posibilita que los equipos puedan realizar actividades aunque sin contacto físico”.

Fernández Manzanedo destaca que son unos 400 los componentes de la cantera burgalesa que aglutina el club, distribuidos en 25 equipos. Y advierte de que “deberemos cumplir estrictamente las normas para llevar a cabo cualquier actividad, ya que lo principal es la salud”.

Respecto a la competición, Manzanedo afirma que “nos gustaría que la temporada no pase en blanco y que pudiera haber una competición reducida a partir de febrero, pero eso no depende de nosotros, sino de que las circunstancias de la pandemia lo permitan y las autoridades sanitarias lo autoricen”.

Pepe Manzanedo también destacó que están muy ilusionados con el proyecto del Burgos Promesas de Tercera División, cuyo objetivo será “el ascenso, porque no puede ser otro, hemos reforzado el equipo, tenemos una buena plantilla y nuestro objetivo es ascender a Segunda B, lógicamente contando con que el Burgos Cf también subirá de categoría, cuando menos a categoría Pro, porque de lo contrario sería un fracaso”.

El presidente del Burgos Promesas realizó estas declaraciones durante la firma de renovación del convenio que, desde hace diez años, mantiene con Ibercaja Burgos, una infomación que también ofrecemos en Burgosdeporte en otra noticia.