La Asamblea Extraordinaria para la elección del presidente de la Federación de Ciclismo de Castilla y León, reunida hoy en Valladolid, ha reelegido por unanimidad de todos los asistentes a Mariano Palacios como presidente para los próximos cuatro años.

A la asamblea, con la que ha concluido el proceso electoral del ente federativo, han acudido un total de 31 de los 41 asambleístas que la forman.

En su intervención, el burgalés ha ofrecido “trabajo, trabajo y más trabajo” para seguir avanzando en la “modernización de la Federación” y “entre todos” poder llevar a cabo “nuevos y bonitos proyectos” para el ciclismo de Castilla y León.

Además, avanzó que esta temporada “no habrá gala del ciclismo debido a la situación producida por la pandemia” y que “el presupuesto que se destina a su realización repercutirá en los equipos” ya que “serán los que más sufran la más que previsible caída de patrocinios”.

También se comprometió a retomar “durante los próximos dos años” el proyecto de “seguimiento individualizado de corredores base con proyección” al que ya se da continuidad a partir de categoría Junior por parte de la Real Federación Española de Ciclismo.

En este sentido destacó la presencia que Castilla y León tiene en la RFEC al tener a cuatro representantes en sus comisiones delegadas.

Mariano Palacios asume así el que será su segundo mandato al frente de la Federación de Ciclismo de Castilla y León desde que sucediera en el cargo al vallisoletano Roberto Coca.

Por último, agradeció el esfuerzo de los organizadores que han podido sacar adelante sus pruebas en estos tiempos de pandemia, a los que han estado trabajando para ello hasta el último minuto; así como a todos los asambleístas por su compromiso y apoyo.

Un reconocimiento especial tuvo para la ciclista arandina Sara Martín por sus éxitos alcanzados en los Campeonatos de España, así como por el salto que ha dado a la máxima categoría del ciclismo femenino de la mano del equipo Movistar.