Los burgaleses doblegan al actual campeón gracias a un magistral tapón de Rivero y una canasta del mismo jugador en el último segundo

Thad McFadden en una jugada del partido.- Foto: Jarcha/Burgosdeporte

Hereda San Pablo sabe sufrir, pero quizás lo más importante es no se ha olvidado de lo que es ganar. Hoy logró una victoria de las de épica, de las de garra ante el actual campeón de Liga, que supo levantar diez puntos de desventaja pero que flaqueó en los instantes finales ante un cuadro burgalés que volvió a demostrar que este año es un equipo temible, y que no baja los brazos en ningún momento. Lástima de Coliseum vacío, pues no sé qué hubiera pasado de haberse jugado con público, pero seguramente hubieran temblado los cimientos tras la canasta de Rivero. Gran partido de los locales, que si bien no ha dominado el rebote ofensivo y en el tiro libre todavía necesita mejorar, hoy ha realizado un gran juego coral ante un durísimo rival, donde destacaron Giedraitis y Vildoza, con 19 y 18 puntos respectivamente. En los burgaleses, el mejor fue Kravic, con 16 puntos y 21 de valoración, aunque el premio grande se lo lleva Jasiel Rivero con sus 13 puntos y su tapón y canasta decisiva.

Comenzaron fuertes en defensa ambos equipos, lo que hizo que el marcador se mantuviera equilibrado en el inicio, con alternancias en el marcador (9-11) y con dos equipos buscando el juego interior en sus ataques. Los burgaleses, con un Renfroe magistral en la dirección del juego y Kravic en la pintura, aprovechaban los errores en ataque y las pérdidas de balón de los vitorianos para endosar un parcial de 10-0 (19-11). La salida a pista de Diop daba algo de aire en ataque a los vitorianos, pero sin embargo los burgaleses, ahora con Sakho y Horton en el juego interior, contribuían a mantener la renta al final del cuarto (23-16).

Alex Barrera intenta superar a un rival.- Foto: Jarcha/Burgosdeporte

Seguían los burgaleses dominando el juego interior en el segundo cuarto, pero ahora los de Ivanovic se aplicaban desde la línea de 6,75 para recortar la desventaja, que llegaba a ser de tan sólo un punto tras una jugada de 3+1 de Vildoza (31-30). Los burgaleses, a pesar de estar cargados de faltas ya en el ecuador del cuarto, se aprovechaban de nuevo de las lagunas defensivas de los vitorianos para escaparse en el marcador hasta los 10 puntos con un gran juego colectivo (45-35). Seguían los burgaleses mejores en defensa, y solo el desacierto en el tiro libre les impedía aumentar la ventaja al descanso (48-38).

Mal sentó el descanso a los locales, pues tras el paso por vestuarios los vitorianos aceleraron el ritmo, y tras un tiro libre de Rivero de inicio, con una defensa asfixiante lograban un parcial de 0-13 que daba la vuelta al marcador ante un cuadro local en el Peñarroya trataba de espabilar a los suyos cambiando de quinteto en pista (49-51). Reaccionaban los burgaleses gracias al acierto desde el triple (57-51). Vildoza y Diop volvían a igualar la contienda (59-59). Con los dos equipos cargados de faltas, el tiro libre tomaba un importante valor, que los de Ivanovic sabían aprovechar para con ocho puntos desde la línea del 4,60 llegar con ventaja al final del cuarto (66-69).

Otro momento de un partido no apto para cardiacos.- Foto: Jarcha(Burgosdeporte

Benite se echaba el equipo a la espalda para devolver la ventaja al marcador local (71-69) y junto con la aportación de Kravic lograban abrir una brecha en el marcador (80-72). Volvía la fuerte defensa en los de Ivanovic, que veía como Giedraitis y Peters volvían a ser determinantes para devolver la ventaja a su lado (82-83), y tras un triple de Vildoza lograr su máxima renta del encuentro (84-88). La intensidad defensiva volvía a mandar a los equipos al tiro libre para llegar al último minuto con el marcador ajustado (86-89). Un triple antológico de Benite a falta de 32 segundos ponía el marcador en tablas (89-89). En el ataque vitoriano Rivero sacaba la mano para taponar al rival y lograr la posesión para los burgaleses con 8 segundos de juego por delante, en los que Renfroe fallaba el lanzamiento, pero ahí estaba Rivero para palmear el balón y anotar la canasta definitiva a falta de 9 décimas, donde ya no hubo tiempo para más y lograban sumar una nueva victoria (91-89).

Tras esta jornada, los burgaleses tendrán casi una semana para preparar el próximo duelo, que será el próximo sábado ante Andorra.

HEREDA SAN PABLO BURGOS  –  TD SYSTEMS BASKONIA

Parciales : 23-16 / 48-38 / 66-69 / 91-89

Hereda San Pablo Burgos: D. Kravic (16), V. Benite (14), A. Barrera (0), M. Salvó (3), T. Mc Fadden (8), J. Rivero (13), J. Sakho (10), O. Cook (2), X. Rabaseda (2), G. Huskic (0), K. Horton (9) y A. Renfroe (14). Entrenador: Joan Peñarroya

TD Systems Baskonia: S. Raieste (2), L. Vildoza (18), T. Jekiri (5), P. Henry (10), T. Sedekerskis (0), I. Diop (13), Y. Fall (-), A. Peters (16), Z. Dragic (3). R. Giedraitis (19), A. Polonara (3) y A. Kurucs (0). Entrenador: Dusko Ivanovic

Árbitros: Miguel Ángel Pérez, Juande Oyón y Carlos Merino

Incidencias: Partido disputado en el Coliseum sin presencia de público.

GALERIA DE FOTOS DEL PARTIDO: JARCHA/BURGOSDEPORTE