Este domingo en Francia y el lunes en Ordizia (Guipúzcoa), el Burgos-BH disputa sus dos últimas pruebas antes de concentrarse para La Vuelta


El Burgos BH prepara la Vuelta.- Foto: Burgos BH

El debut en la París Tours supone un nuevo reto para el Burgos-BH, que disputará la clásica con un equipo joven y con la intención de aprender junto a los mejores conjuntos WorldTour. Se trata de una carrera muy larga, de 213 kilómetros, que en la mayor parte de su recorrido presenta un perfil llano, pero que en los últimos 65 kilómetros incluye varias cotas para seleccionar el grupo.

Para esta prueba están convocados Matt Gibson, Jaume Sureda, Isaac Cantón, Ángel Fuentes, Carlos Canal, Manuel Peñalver y Alex Molennar, dirigidos por José Cabedo. El ténico explica: “Acudimos con un bloque en el que destaca la presencia de varios sub-23. Vamos con los jóvenes a una prueba muy larga en la que el viento, los pasos entre viñedos, el sterrato y las cotas serán protagonistas. Queremos dejar nuestro sello y lo intentaremos desde la salida hasta donde nos lleguen las fuerzas”.

Prueba Villafranca

Coincidiendo con el día de la Hispanidad y la Virgen del Pilar, el lunes se celebra en Ordizia la Prueba Villafranca. Serán 165 kilómetros con dos vueltas al circuito de Abaltzisketa (34km) y otras dos subidas que incluyen además a Altzo y que se harán más exigentes. Además, todo parece indicar que será una jornada pasada por agua.

Tomará la salida un bloque formado por Jetse Bol, Pablo Guerrero, Jorge Cubero, Ángel Madrazo, Ricardo Vilela, Jesús Ezquerra y Óscar Cabedo. Rubén Pérez dirige este bloque y valora la participación en la prueba: “Llevamos un bloque potente, que en parte viene de Portugal y en parte de altitud por lo que su nivel de forma es bueno. Vamos a ser competitivos y sin equipos WorldTour estaremos en la pomada. Queremos aprovechar esta oportunidad”.