El Plantío acoge su primer partido de División de Honor Plata en el que los burgaleses se medirán ante el Eivissa

Comienza la temporada de balonmano en El Plantío.- Foto: CB Burgos

El balonmano de División de Honor Plata llega a El Plantío. Tras un estreno a domicilio en Pontevedra, con victoria del UBU San Pablo Burgos por 25-27 frente a la SD Teucro, el conjunto cidiano afronta su primer partido en casa ante otro recién ascendido a la categoría, el Eivisa, que inició su andadura en esta división logrando un valioso punto ante el potente Acanor Novás gallego.

Seis meses han pasado desde aquel 1 de marzo en el que el UBU San Pablo disputó su último encuentro ante su público ante el Grupo IMQ. Medio año de espera para la grada burgalesa que ahora ansía ver el regreso de los suyos, esta vez en una categoría superior. Por ello, el cuadro rojinegro se prepara a conciencia para intentar dedicar la primera victoria a su afición en su cancha.

Los de Nacho González ya saben lo que es sumar en Plata gracias al triunfo logrado brillantemente la semana pasada ante la SD Teucro (25-27). Sin embargo, no quieren relajarse en la euforia de estos primeros puntos de la Historia del club en esta categoría y afrontan este duelo con el aviso de que los baleares lograron un trabajado empate ante uno de los teóricos “gallos” de la categoría, como es el Acanor Novás.

El conjunto ibicenco subió de categoría tras una gran campaña en Primera Nacional que, al igual que le sucedió al UBU San Pablo Burgos, se vio frenada por el Estado de Alarma. Con un ascenso más que merecido, el equipo dirigido por Eugenio Tilves se ha reforzado con hombres de contrastada experiencia para afrontar este nuevo reto con garantías, como demostró la pasada jornada ante Novás. Así, al bloque que se mantiene de la anterior temporada, se han unido dos laterales izquierdos, Ander Iriarte y Salvador Esteve; un lateral derecho cedido del BM Benidorm, Mauricio Basualdo; un pivote procedente de Cangas, Pablo Castro; un central llegado de Puerto Sagunto, Íñigo Celorrio, además de un portero, Marc Torres.

Nacho González no se fía de un recién ascendido

El técnico del CB Burgos, Nacho González, destaca el buen arranque liguero de su próximo rival, lo que supone un aviso del peligro del cuadro balear: «Después de una victoria importante, jugamos contra Eivissa que es un equipo recién ascendido y que en la primera jornada dio muestras de su potencial al empatar al favorito del grupo, Novás». González explica que se trata de «un equipo que se ha reforzado con gente muy grande, interesante y con experiencia en categorías altas».

Entre los efectivos rivales a tener en cuenta, «destacan sus dos lanzadores, tanto su lateral izquierdo como el derecho, que son jugadores con muy buen lanzamiento a distancia y con buen juego», resalta el vallisoletano. Se trata, en todo caso de «un equipo muy diferente a Teucro», contra el que bloque burgalés jugó el pasado fin de semana. «Es más directo en sus acciones», apunta. «Tendremos que defender a muy buen nivel y tendremos que seguir en la línea de ir aumentando cada vez más la estabilidad en el juego», remarca el preparador, quien considera vital «no tener altibajos e intentar dar una continuidad clara en los 60 minutos, imponer el ritmo y, con trabajo, intentar mejorar ese modelo de juego».