La esgrima virtual ha sido el detonante para esta iniciativa. Los primeros alumnos que forman el nuevo club pensaban iniciarse en los talleres que Roberto Codón hacía en Murcia desde hace más de quince años y este año con la pandemia quedaron suspendidos. La esgrima virtual fue la solución.

El club de esgrima de Sucina “Cid Campeador” comienza su andadura con dos familias donde además de los hijos los padres se han sumado a las clases que se imparten diariamente en compañía de los alumnos presenciales en Burgos.

Eduardo Serrano, entrenador nacional de nivel II que vive en Murcia y ha sido ayudante de Codón en los últimos veranos, se encargará de dirigir el club en su gestión y en las clases presenciales. El apoyo de las familias será fundamental para que el proyecto funcione formando parte de la directiva creada, donde el maestro burgalés ocupa la dirección técnica.

El colegio de la localidad está a la espera del deporte extraescolar donde estará incluida la esgrima por vez primera y, mientras tanto, el club se nutre del boca a boca invitando a más amigos a iniciarse.

La federación murciana, recientemente renovada, apoya la idea de poder expandir la esgrima a más localidades, viendo el éxito del proyecto, cuya primera actuación ha sido ceder el material de esgrima para esta iniciativa tan novedosa.

Los alumnos han comenzado recibiendo las clases en el patio y en los salones de la vivienda mientras buscan un local donde asentarse según vean crecer el club.

Que sepamos es el primer club de esgrima que se ha generado vía virtual y durante estos seis meses de pandemia, en los cuales el club burgalés se ha reinventado para conseguir nuevos alumnos de lugares tan distantes.

Hoy miércoles se hace la presentación oficial y se espera a autoridades del ayuntamiento y responsables de docencia que vean in situ lo que parecía imposible hoy es una realidad.

Un “Esgrima Cid Campeador” para los americanos

Con este mismo formato, pero de momento con clases virtuales ya que los niveles en dichos países les impiden salir de casa, Codón ha conseguido reunir a doce alumnos de: Lima, Quito, Miami y Nueva York.

Pionero de esta nueva docencia virtual la ha llevado no sólo a la preparación física y de desplazamientos, ha dado un paso más y realiza la clase técnica como si estuviera delante y realmente lo está a través de la pantalla, aunque este a siete horas de diferencia y diez mil kilómetros de distancia.