(Fotografía: Mirandaesdeporte)

Gerard Gibaja, instructor en Nórdika Norte, nos cuenta en qué consiste y cuál es el material necesario. Las clases se imparten los martes y los jueves en la carretera del PENBU, junto al parque Emiliano Bajo.

Muchos mirandeses pasean por esta zona de la ciudad, muy cercana al polideportivo. ¿Les sorprende veros practicar este deporte?: “La gente se extraña porque nos ven con unos bastones. El nombre del deporte tampoco aclara demasiado. Nos imaginamos nieve y demás, pero surgió como una necesidad para los esquiadores finlandeses que se buscaron la vida para no perder la forma y seguir tonificando su tren superior durante el verano. Adaptaron sus bastones y comenzaron a caminar. Estamos hablando de hace casi 100 años”.

Es una disciplina ligada a los países escandinavos: “Marko Kantaneva a finales del siglo pasado hizo una tesis donde lo fue definiendo como deporte. Lo convirtió en popular. Es un deporte muy completo. Utilizamos el 90% de la musculatura y nos ayuda a corregir la postura de la espalda. Aliviamos el esfuerzo del tren inferior y tonificamos muy bien tríceps, bíceps, hombro, pectoral, dorsal y la zona abdominal que también se activa. Es asequible para todas las edades y niveles”.

No solo es coger los bastones y salir a practicar marcha nórdica. Se necesitan saber una serie de técnicas: “El patrón de movimiento es exactamente igual al de la caminata. Debemos aprender a caminar con bastones. Con la marcha nórdica se hace un uso activo desde que pones el primer pie en el suelo. Haces una técnica diagonal que hay que saber hacer bien. No es complicado, pero requiere un poco de tiempo”.

¿Cómo fue la acogida en Miranda?: “Conocí este deporte en Elche. Tiene dos vertientes: la de la salud y la de la competición para el que quiere más adrenalina. Me sorprendió que no se practicase, teniendo el entorno que hay en Miranda y también en el centro con sus zonas verdes. Existen las pistas perfectas para desarrollar la marcha nórdica. Nosotros empezamos en junio donde hicimos un par de cursos de iniciación que tuvieron buena acogida. Ahora estamos unas doce personas y creciendo”.

Hay deportes que exigen un desembolso económico importante, pero éste no es el caso: “Esto es sencillo. Nos vestimos como si fuéramos a andar o correr, unas zapatillas con un poco más de agarre y unos bastones que tienen que ser específicos con unas dragoneras para impulsarte. Animo a todo el mundo a probarlo, que prueben la experiencia”.

Ahora trabajáis como empresa, denominada Nórdika Norte, aunque en mente tenéis futuros proyectos: “Poco a poco queremos ir implementando servicios como entrenamientos más específicos para pérdida de peso o ganancia de masa muscular, u objetivos para gente que vaya a competir en alguna prueba. En 2020 no ha habido competición. El grueso del calendario se ha ido suspendiendo. Suelen ser entre 10, 12 y 14 kilómetros. Son carreras rápidas”.