El entrenador del Burgos Club de Futbol, Julián Calero, reconoció al término del partido que su equipo perdió ante Unionistas, que hubo dos partes muy diferentes, ya que “en el primer tiempo ellos sacaron su 11 de segunda b, y en la segunda parte los jugadores más jóvenes, y nosotros lo hicimos al revés, ello supone un desequilibrio en el partido, pero está claro que todos los jugadores deben aprender a competir y que la edad no existe en el fútbol, a nadie se le valora por los años que tiene sino por lo que hace en el campo”, destacó Calero.

El técnico también manifestó que “en la segunda parte nosotros hemos estado mejor y nos hemos hecho acreedores al empate, pero no lo hemos conseguido porque tampoco hemos hecho las suficientes ocasiones, tenemos que ser más constantes y meter más al rival en su campo”.

Julián Calero advirtió de que “llevamos únicamente 13 días trabajando, todos seguidos, sin ningún descanso y los jugadores tenían las piernas muy cansadas, me voy contento en el aspecto de que no hemos tenido lesiones.”.

El entrenador también reconoció que el equipo tiene mucho margen de mejora en distintas facetas: “Tenenos que ser mucho más contundentes para defender y mucha más claridad de ideas para atacar, llegar con más gente al área rival, son muchas cosas las que tenemos que mejores, pero insisto en que llevamos 13 días”.

Además Calero reconoce que los partidos de pretemporada “nos permiten sacar muchas conclusiones, porque nosotros trabajamos para ganar y si no ganamos es que hay cosas que no hemos hecho bien, aunque está claro que ahora somos un equipo con mezcla de muchos jugadores y que cuando juntemos a los jugadores del primer equipo, las cosas saldrán mejor, pero estos partidos también sirven para ver el nivel de cada jugador, y todos deben estar al nivel que exige el Burgos, el primero en exigirme seré yo”.