Foto: BCF Media

El Burgos Club de Fútbol volvió a los terrenos de juego casi seis meses después tras la crisis del coronavirus. El conjunto blanquinegro se estrenó con victoria en su primer amistoso ante el Talavera de la Reina, con remontada incluida gracias a los goles de Juanma y Iago, que dieron la vuelta al tanto visitante, obra de Chacopino.

Primeras buenas impresiones de este nuevo Burgos, que poco a poco va cogiendo forma en un proyecto que a priori resulta ilusionante para la mayoría de burgaleses. Está claro que los partidos de pretemporada no son cruciales para la competición en sí, pero sí lo son de cara a la moral del equipo, para que el grupo pueda coger confianza y determinación para el momento que comience la liga.

Los primeros minutos del partido fueron muy igualados, con un Burgos bien asentado en el terreno de juego y creando ocasiones en el área rival. Sin embargo, el equipo toledano fue el primero adelantarse, cuando a los 10 minutos Chacopino se encontró un buen balón en el área y batió por abajo al portero Barovero.

Tras el gol encajado, el Burgos abrió más sus bandas y avanzó sus líneas en busca de la igualada. Marcelo y Juanma fueron los más activos en ataque, respondiendo con claras ocasiones a los centros de Lobato. En una de esas llegadas, justo al filo del descanso, una buena jugada liderada por Barahona fue definida de forma magistral por Juanma, que con sangre fría batió a la defensa del Talavera. 1-1 al descanso.

En la segunda mitad los primeros minutos fueron de los visitantes. David Añon tuvo una clara ocasión para los manchegos con un buen disparo que lamió la cepa del poste. Según pasaban los minutos, el Burgos volvía a coger la intensidad de la primera mitad. La ocasión más clara del partido fue a balón parado, en un centro que cabeceó Zabaco y que posteriormente intentó chutar Gabri de espuela.

Pasada la hora del partido llegaría el segundo tanto del Burgos y con ello la remontada del partido. Todo nació de una buena jugada combinativa que culminó Iago con un disparo fuerte y raso desde el palo largo. 2-1 en el marcador.

A partir de este segundo tanto el Burgos se relajó más e intentó calmar el partido con largas posesiones de balón. El Talavera se sumó al ataque con balones largos y centros al corazón al área que no tuvieron éxito. El partido concluyó con victoria burgalesa y sensaciones más que positivas para el equipo dirigido por Julián Calero, que el próximo domingo tendrá una nueva prueba en El Plantío ante Unionistas, a las 18.00H.