El campamento Forofos, instalado en la cancha de tenis Evolución, ha sido el marco donde Roberto Codón desplegó todo el material necesario para atender a casi una veintena de niños de todas las edades a partir de los cuatro a los diez años.

Tres campos de esgrima con toda la equipación para que estuvieran bien equipados y listos para divertirse. Como es habitual las instrucciones son similares a las de una clase de iniciación donde se da a conocer todos los pormenores, pasando al movimiento y después con material plástico adaptado a los más pequeños.

La atención que prestan es increíble pues saben que el premio final es encender el luminoso de los marcadores y medirse con sus adversarios.

Septiembre y la captación

El club de esgrima de Burgos Cid Campeador ha dispuesto su instalación con un horario completo desde primera hora de la madrugada para que puedan los padres dejar a los niños antes de su trabajo.

Si se dieran otras causas podrán utilizar las instalaciones para estudios virtuales dentro de la misma con lo cual también tendrían asegurada la práctica deportiva. Sea como fuere las necesidades que se planteen sus instalaciones estarán operativas.

Tres meses de apertura y sin ningún incidente, han llevado la esgrima virtual al continente americano y cuenta con alumnos de Nueva York, Connecticut, Miami, Quito, Santiago, Argentina.

Y cada mes ve aumentando los socios en estos difíciles momentos, precursor de las clases técnicas virtuales ha abierto una posibilidad de llevar la esgrima a cualquier rincón del mundo con Internet.

El maestro no ha parado en todo el verano, ha estado a la atención de sus alumnos y a expandir su deporte, buscando soluciones ante los problemas, la situación actual y la que venga.