(Fotografía: CB Tizona)

La plantilla del UBU Tizona continúa su preparación individual de cara a la próxima temporada. El pívot senegalés Mouhamadou ‘Moha’ Diop hace lo propio en su país natal, donde se entrena con la mente puesta en la próxima temporada.

El jugador cumplirá su tercera campaña en las filas azulonas tras regresar a la capital burgalesa el pasado mes de febrero procedente del CB L’Hospitalet. Antes de la suspensión de la liga, pudo disputar tres encuentros de la segunda fase. En ellos promedió 25 minutos, 12 puntos, 7 rebotes y 13 créditos de valoración.

Tras la finalización anticipada de la liga LEB Plata, Diop volvió a su residencia en Cataluña, donde vivió la cuarentena sin descuidar su entrenamiento. Durante el confinamiento alternó los ejercicios en casa con la posibilidad de correr al aire libre en los horarios permitidos. Todo ello con la vista puesta en un posible partido de play off contra el CB Prat que finalmente no tuvo lugar.

Tras ello, hace apenas un mes, se trasladó a Senegal para estar con su familia hasta que se reanudara la competición: “La situación fue muy complicada, pero ya estamos trabajando para recuperar el tiempo perdido y estar al máximo nivel. Estoy en contacto con el preparador físico para informarle de mi trabajo estos días. Al final soy un jugador y tengo que prepararme para que sea más fácil la vuelta al grupo”.

Su continuidad en la presente temporada estaba asegurada, al contar con un año más de contrato, lo cual supuso una situación beneficiosa para él en un momento de mucha inestabilidad en todos los ámbitos: “Fue una ventaja. Cuando al año siguiente vas a estar en el mismo sitio, donde tú quieres estar, te encuentras mucho más tranquilo. No tienes que pensar en ello, solo trabajar para estar a tope”.

Diop regresó al UBU Tizona al comienzo de la segunda vuelta, tras una primera experiencia en el club burgalés en la temporada 2017/2018 en Liga EBA, donde dio un gran rendimiento y demostró su experiencia en la categoría: “En el equipo sabían lo que podía dar y lo que estaba haciendo en LEB Plata. Me siguieron y, cuando me llamaron para volver, me sentí muy contento, porque conocía la ciudad y a la gente del equipo. Mis compañeros me apoyaron bastante para adaptarme bien, ya que hubo poco tiempo para recordar los sistemas y estar bien de forma”.

Pese a solo disputar tres encuentros a su llegada a Burgos, pudo disfrutar del ansiado regreso a LEB Oro del equipo azulón: “Conseguimos lo más importante, que era subir de categoría. Fue una alegría tremenda, ya que fueron muchos meses de espera y en los que no sabíamos si íbamos a jugar o no. Cuando conocimos el ascenso, todos los jugadores y la Junta Directiva lo celebramos por videollamada. Estamos todos muy contentos y tengo que estar bien para poder ayudar al equipo en este nuevo año”.

De cara a la temporada 2020/2021, Diop se muestra ilusionado de afrontar un nuevo reto, tanto personal como colectivo. Pese a su experiencia en el baloncesto español, aún no había competido en la liga LEB Oro. Es por ello, que desea demostrar que tiene el nivel necesario para dar este salto cualitativo. “Para mí es una gran oportunidad y debo sacar lo mejor que tengo dentro de mí. No va a ser fácil, pero estoy trabajando mucho y tengo confianza en ello. Mi trabajo es dentro de la pintura y debo cumplir con ese rol: anotar, coger rebotes, hacer tapones…”.

‘Moha’ compartirá demarcación interior con su compatriota ‘Mus’ Barro, con el camerunés Johan Kody y con el estadounidense Tyler Rawson. “Tenemos una buena plantilla para competir con el resto de equipos y muchos del año pasado siguen aquí, por lo que ya nos conocemos. Con Kody he compartido vestuario este año y ha competido ya en esta categoría. Moustapha es un gran amigo y he jugado contra él ya. A Tyler no lo conozco aún en persona, pero creo que puede aportar mucho al equipo”.

Su deseo es que todo vuelva cuanto antes a la normalidad para que la gente pueda disfrutar de nuevo del baloncesto y pueda animar al equipo en su regreso a LEB Oro. “El UBU Tizona es un gran club y la afición te hace sentir como en casa. Cuando estás parado mucho tiempo echas de menos poder vivir todo esto. Esta situación nos ha hecho valorar lo que tenemos y saber disfrutarlo. Espero que la gente pueda venir a animarnos, sería triste jugar sin público, pero, si toca hacerlo así, sabemos que nuestra maravillosa afición nos va a apoyar igualmente”.