Los Servicios Epidemiológicos de la Junta de Castilla y León en Burgos han declarado un brote activo de la COVID-19 que afecta, actualmente, a 12 personas con resultado positivo en las pruebas PCR que les han realizado.

El nuevo brote, localizado en la zona básica de salud de Espinosa de los Monteros, afecta a un grupo de trabajadores, es decir, es un foco de ámbito laboral. Por su parte, en el municipio de Aranda de Duero se han confirmado, a día de hoy, un total de 434 casos positivos.

La Dirección General de Salud Pública, a través del Servicio Territorial de Sanidad en Burgos ha iniciado la vigilancia y el control epidemiológico de los brotes en la capital burgalesa, a través del seguimiento de casos y de las correspondientes encuestas de contactos e investigación de las relaciones sociales de estas personas, tanto en sus entornos familiares como sociales y laborales.

La Junta de Castilla y León apela a la responsabilidad individual y colectiva de los ciudadanos, cumpliendo las medidas básicas de distancia social, higiene de manos y uso obligatorio, con carácter general, de la mascarilla en vías públicas, ámbitos urbanos al aire libre y espacios cerrados de uso o abiertos al público, con el fin de evitar situaciones que pudieran suponer riesgo de contagios y rebrotes de la enfermedad.

Desde la Delegación Territorial de la Junta en Burgos anuncian que se facilitarán las oportunas actualizaciones informativas sobre la evolución de esta situación epidemiológica a medida que se produzcan novedades reseñables al respecto.