Aranda de Duero.- Foto: Noticias burgos

Ante la situación epidemiológica y los brotes activos de COVID-19 declarados en Aranda de Duero (Burgos) y con el fin de evitar de una posible expansión descontrolada de la infección por SARS-CoV-2, la Consejería de Sanidad, como autoridad sanitaria y en el marco que le confiere la legislación nacional y autonómica, ha acordado la puesta en marcha de una serie de medidas de contención que afectan a este municipio burgalés, con el fin de contener una posible transmisión comunitaria de la enfermedad.

Esta decisión se acordado de forma coordinada con todas las administraciones implicadas, habiendo solicitado la Junta de Castilla y León su ratificación judicial y confirmando, posteriormente, el juzgado de instrucción número 2 la autorización a la Junta de Castilla y León a confinar la localidad de Aranda de Duero.

La alcaldesa de la capital de la Ribera, Raquel González ya había señalado en las últimas horas que Aranda “se encontraba a un sólo paso del precipicio y al borde del confinamiento”, al tiempo que apelaba a la responsabilidad de todos y cada uno de los ciudadanos para  evitar el confinamiento.

La vuelta a la Fase 1 tendrá una duración inicial de 14 días, plazo que puede prorrogarse según evolucione la situación. Así desde el viernes, queda restringida la libre entrada y salida de personas en el municipio salvo aquellos desplazamientos debidamente justificados que se produzcan por asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios, obligaciones laborales, retorno a residencia,  para asistir y cuidar a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables, por causa de fuerza mayor o situación de necesidad y por cualquier otra actividad de análoga naturaleza.

En cuanto a la circulación por carretera y viales que transcurran o atraviesen el territorio estará permitida, siempre y cuando tengan origen y destino fuera del mismo. Los residentes circular dentro del pueblo, si bien se desaconseja los desplazamientos y realización de actividades no imprescindibles.

Las visitas en los centros residenciales de personas mayores quedarán suspendidas salvo circunstancias individuales en las que sean de aplicación medidas adicionales de cuidados y humanización, que adoptará la dirección del centro. Asimismo, se suspenderán las salidas de los residentes al exterior.

La participación en cualquier agrupación o reunión de carácter privado o no regulado en dichos municipios, se limitará a un número máximo de 10 personas, tenga lugar tanto en espacios públicos como privados, excepto en el caso de personas convivientes. Quedarán suspendidas las actividades de las peñas y de naturaleza análoga en dichos municipios.

La evolución de los casos ha aumentado exponencialmente, según comenta el delegado territorial de Burgos Roberto Saiz, pasando de 0 casos el pasado 1 de agosto a 91 casos en la jornada de ayer. Añade que la incidencia de casos por Covid-19 acumulados, por fecha de diagnóstico, en los últimos días asciende a 675,68 casos por cada 100.000 habitantes frente a la de la semana previa, desde el 23 al 29 de julio, de 24,35 por 100.000 habitantes. No afirma ni desmiente que exista transmisión comunitaria.

Saiz ha declarado que la mayor parte de estos nuevos casos, el 92,2% exactamente, son asintomáticos. Precisando, de esta manera, únicamente dos hospitalizaciones. Sin embargo, comenta que  Dichos casos se condesan en el tramo de edad de 30 a 39 años. Apunta que la mayoría vienen de reuniones y celebraciones familiares.