La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León, a través de su Servicio de Epidemiología en Burgos, continúa la vigilancia de los tres brotes activos por la COVID-19 declarados en la capital burgalesa y otro en Miranda de Ebro, que afectan a un total de 35 personas. Hoy se suma uno más en Aranda de Duero, con cuatro positivos originados en el ámbito familiar laboral, que hacen un cómputo de 39 personas contagiadas.

Los tres brotes de Burgos capital se  mantienen estables al igual que el de Miranda de Ebro. A estos se suma el quinto, originado en Aranda de Duero dentro del ámbito familiar laboral, con cuatro casos positivos.

La  Dirección General de Salud Pública, a través del Servicio Territorial de Sanidad en Burgos ha iniciado la vigilancia y el control epidemiológico de los brotes en la capital burgalesa, a través del seguimiento de casos y de las correspondientes encuestas de contactos e investigación de las relaciones sociales de estas personas, tanto en sus entornos  familiares como sociales y laborales.

La Junta recuerda que el medio de protección más eficaz y sencillo del que se dispone en estos  momentos es el uso de la mascarilla obligatorio con carácter general en la Comunidad, excepto en casos muy concretos como en situaciones de consumo de alimentos y bebidas, durante la práctica de actividad física, en los espacios de la naturaleza o al aire libre fuera de los núcleos de población, o en las piscinas, siempr4e que se mantenga la distancia de seguridad interpersonal de, al menos, un metro y medio.