Roberto Pérez de Davalillo.- CD Mirandés

La marcha de Kijera no ha sentado bien al Mirandés. El club anunció que no renovaba su contrato de cara a la próxima temporada, lo que junto con la salida del técnico. Andoni Iraola, ha provocado no pocas críticas de un sector de la afición, que considera no se está valorando en buena medida el patrimonio humano del club.

A la polémica se ha añadido ahora la marcha, tras seis años como delegado, de Roberto López de Davalillo, un hombre con 15 años de historia en el club rojillo, como delegado, vinculado al Mirandés desde el año 2005, casi una institución.

Una marcha que no se esperaba y que el propio Roberto califica como «herida que tardará en curar», porque “siempre imaginé que si un día llegaba mi despedida, sería diferente».

A través de las redes sociales, Roberto Pérez de Davalillo se despedía asï: