Momento de la intervención de José Luis López con Pedro Sánchez, el 7 de junio. 

“Va a ser una Vuelta a Burgos inolvidable, porque se va a convertir en un banco de pruebas del ciclismo mundial”, quien suscribe así lo confirmó el día 15 de junio, en este mismo diario deportivo, 8 días después de preguntar al Presidente del Gobierno de España Pedro Sánchez si la Vuelta Ciclista a Burgos se iba o no a celebrar. Finalmente hay carrera y, como bien apuntó Eusebio Unzué hace unos días la Vuelta a Burgos, “es el inicio del nuevo ciclismo en una temporada tan extraña y complicada”.

Bienvenida sea la prueba más relevante de la ciudad y la provincia de Burgos en el deporte de las dos ruedas. Una competición que tiene en la Diputación Provincial de Burgos su ‘alma mater’ y su por qué en el calendario. Desde aquí, felicidades a la corporación provincial por su tesón en sacar adelante la competición.

En el Ministerio de Sanidad español en Madrid junto al Consejo Superior de Deportes se ha seguido este proceso sanitario y deportivo y sale adelante. Es para estar de enhorabuena y, sobre todo, para quienes han confiado desde el inicio en su celebración.

De todas las etapas, hay que destacar la que finaliza cerca de Espinosa de los Monteros, en concreto en El Picón Blanco. Ese final de etapa este año será seguido con especial atención por Cantabria y por Burgos. Y es que una pequeña obra necesaria en el asfalto hará posible que en 2021, allí mismo tenga lugar un final de etapa de la Vuelta Ciclista a España. Habrá un pequeño cambio en el recorrido sobre el actual para llegar al Picón Blanco.

Que sea para el bien de la ciudad de Burgos, de la provincia, de las empresas patrocinadoras, de todos los vecinos, instituciones públicas y medios de comunicación, una nueva edición de la Vuelta Ciclista a Burgos.