Entrevista en RNE a Marcos Moral, director de la Vuelta a Burgos.

Marcos Moral:- Foto. Jarcha/Burgosdeporte

El director de la Vuelta a Burgos, Marcos Moral, intervino en el programa de RNE “La esencia sobre el deporte”, con Julio Valverde y Ana José Cancio, donde habló sobre la situación excepcional que atraviesa la Vuelta a Burgos, a escasas semanas de que comience una nueva edición. Será un año atípico para todos los deportes, pero especialmente para el ciclismo, una Vuelta a Burgos histórica por las medidas socio-sanitarias que deberán aplicarse y los protocolos estrictos que se seguirán a lo largo de cada etapa. Pero también histórica a nivel deportivo, ya que abre el calendario de pruebas ciclistas internacionales, de la UCI y contará con una participación excepcional, con los mejores ciclistas del mundo.

Pese a todas las dificultades, ¿satisfecho?

Si. Obviamente estoy satisfecho porque este año se presentaba complicado por la situación que estamos viviendo y que puede afectar mucho. La UCI solo nos aporta recomendaciones, aunque desde la organización también hemos impuesto una serie de requisitos claves para que no existan problemas de ningún tipo.

Una Vuelta a Burgos muy especial, con los corredores y ayudantes de cada equipo en los llamados “hoteles burbuja”. ¿Qué son exactamenre?

Los hoteles burbuja son determinados alojamientos en los que residirán varios equipos pero que no tendrán oportunidad de comunicarse entre ellos. Tendrán todos los servicios en la misma planta y no saldrán salvo por causa justificada.

Además, los corredores dispondrán de mascarillas suficientes y la llevarán consigo hasta el momento en el que comience la etapa.

¿Una Vuelta también con restricciones para el público que quiera estar en el desarrollo de las etapas?

Sí, hemos elaborado tres planes: un plan de seguridad en ruta, el plan de emergencia para las grandes ciudades. En estos planes, están vigentes los controles de aforo, el uso de mascarilla, la distancia de seguridad…

Haremos más hincapié en las llegadas y salidas, sobre todo en las etapas que terminan en el Picón Blanco y en las Lagunas de Neila. Cerraremos todos los accesos y estará todo muy controlado de principio a fin.

Las llegadas se van a emitir en directo por televisión y las salidas serán por streaming. Las habituales pantallas que se colocan en la meta final para el publico estarán situadas en grandes espacios para respetar la distancia entre personas.

¿Y los corredores?

Los corredores y sus equipos, además de los “hoteles burbuja” ya mencionados, no podrán saludarse ni aglomerarse al final de cada etapa. Se precintará un recorrido para que cada corredor regrese a la sede de su equipo y así se eviten posibles embotamientos. Es duro pero hay que actuar con responsabilidad si queremos que el ciclismo siga adelante.

Y no solo corredores y público, sino que también las autoridades, sanitarios, policía, guardia civil y otros muchos tampoco podrán moverse libremente, sino acorde a su cometido, por lo que tampoco habrá cruces entre distintos sectores de organización.

Ante esto, cabe destacar que absolutamente todos aquellos que participen en esta Vuelta a Burgos pasarán por los tests de PCR, para una mayor seguridad.

Este año se contará con un epidemiologo especializado, además de los sanitarios de cada equipo

Una Vuelta a Burgos muy especial, por muchas razones..

Sí, esperamos que todo salga bien, siendo conscientes todos, tanto la Organización, como corredores, equipos, y público, que si queremos ciclismo en estos tiempos ello supone sacrificios que tenemos que aceptar y que asumir, no hay otra solución para sacar el deporte adelante.

Aunque se da por hecho que la Vuelta a Burgos 2020 se llevará a cabo, todavía resta la autorización pertinente de la Junta de Castilla y León, como institución competente en materia sanitaria, para su desarrollo.

ferroplas