Vivimos una jornada de San Pedro y San Pablo atípica. El coronavirus ha impedido la celebración de actos populares, pero la jornada es festiva en la capital y los burgaleses la viven y la celebran a su manera.

No hay barracas, ni toros, ni ofrenda floral participada, ni puestos de feria en las calles, ni los gigantillos, ni…. Pero sigue siendo un día especial, para celebrar de muchas formas, para compartir una buena comida en casa con la familia y sentir que, por mucho que se empeñe el coronavirus, no podrá con nuestras fiestas.

Desde Burgosdeporte, con el corazón….. ¡Felices Fiestas para todos!