El equipo rojillo se adelantó con dos goles, pero sufrió al final tras la expulsión de Malsa

Un momento del partido.- Laliga

Buen comienzo del Mirandés en el reinició de la competición liguera. El equipo rojillo venció e Anduva al Numancia por 2-1, en un partido que tuvo dos fases, con iniciativa del conjunto burgalés en el primer tiempo y el comienzo del segundo periodo, hasta tomar ventaja de dos goles. El Numancia intentó reaccionar pero solo lo consiguió en la recta final del partido, tras la expulsión del jugador rojillo, Malsa, que dejó al Mirandés con un hombre menos.

El partido transcurría con alternativas, aunque sin grandes ocasiones, algunos disparos lejanos pero poco más, aunque el Mirandés tenía mayor posesión de balón. La mejor ocasión, un remate de Malsa a los 26 minutos que estuvo a punto de marcar.

A los 30 minutos llegaba el primer gol, que abría la esperanza de victoria para el conjunto de casa, en un remate espectacular de Marcos de Sousa, con la pierna derecha, que alojó el balón en el fondo de las mallas. Era el 1-0 con el que se llegó al desanso, sin que se produjera una reacción clara del equipo soriano tras ir por debajo en el marcador.

En la misma dinámica se reanudó el partido en la segunda parte, con un Mirandés dispuesto a resolver el encuentro y el Numancia sin capacidad de reacción ni continuidad en su juego de ataque.

A los 51 minutos, llegaba el segundo gol del Mirandés, al transformar un penalti Merquelanz, tras una falta cometida por Dani Barrio sobre Iñigo Vicente. Una decisión que requitió la visión por el VAR, para que el colegiado pitara el lanzamiento desde los 11 metros.

Con dos goles de ventaja el Mirandés jugó con más confianza y algo menos de intensidad. El Numancia buscaba la reacción y tuvo el control del medio campo, aunque sin ocasiones claras de gol. Fue a raíz de la expulsión de Malsa, a los 62 minutos, por pelearse con un contrario, cuando la superioridad numérica le daba alas a los visitantes para buscar la portería del Mirandés.

A los 83 minutos, acortaba distancias el Numancia con en remate de cabeza de Escassi desde el centro del área. Un gol que metió en el partido al Numancia, que jugó sus mejores momentos en busca del empate, pero ni Otegui, ni Alex Sola, lograron marcar en sendos remates muy peligrosos que pudieron cambiar el signo del partido.

Al final victoria del Mirandés, que se coloca a dos puntos de los puestos de playoff de ascenso y que deja al Numancia muy tocado, más cerca de los puestos de descenso.