Mas allá de que la petrolera anunciada por Antonio Caselli hace unos días pueda ser la verde, la roja o la amarilla, la gran noticia para el club de “El Plantío” es todo lo que ello implica.

Lo primero, está claro, es la estabilidad económica que aportará durante los próximos ejercicios y más aun en el momento que vivimos. A nadie se le escapa que el presupuesto del año pasado de Burgos C.F., uno de los mas alto de la categoría y de la historia del club, 4,4 millones de euros, fue soportado en su gran parte por su nuevo propietario, con una aportación según las cuentas presentadas en la asamblea del mes de octubre de casi 3 millones, es decir el 65% del total.

¿Cuánto tiempo puede soportarse esto?, y lo que es más importante, ¿qué futuro le espera a un club que vive año tras año con esta dependencia? El que nuestro equipo sea capaz de generar ingresos por su propia imagen que le permita mantener un presupuesto de este nivel es la mejor noticia que podíamos tener en este momento, y mucho más si se ha firmado por la tres próximas temporadas, periodos que sin lugar a duda marcaran el futuro de la sociedad anónima deportiva blanquinegra.

Otra conclusión a la que podemos llegar es que Antonio Caselli no sólo ha encandilado a gran parte de esta ciudad y convencido  a los aficionados multiplicando casi por tres la masa social en tan solo un año, sino que es capaz de vender este proyecto a unos niveles que nunca habíamos visto por estos lares, asociando al nombre del Burgos Club de Futbol al de, al menos, una multinacional de primer orden por unas cifras nunca vistas en Segunda División B y con un compromiso mayor en caso de ascenso, y digo al menos, por el anuncio también de un segundo patrocinador para la espalda de las camisetas y que estaría aún pendiente de firma.

De lo que no cabe duda, y más allá del oro negro, es de la capacidad de llevar el nombre del Burgos más lejos de lo que hasta hace poco podíamos imaginar, gracias a firmas con patrocinadores o fichajes mediáticos en México o Argentina como el del “Trapito” Barovero y que nos han puesto de nuevo en la primera pagina de los medios deportivos de nuestro país, o convenios que hasta ahora parecían imposibles creando una estructura de “primera”.

Muchos días quedan todavía para que los guerreros blanquinegros comiencen a sudar la camiseta  y para preparar la ilusión de la próxima temporada, pero ya tenemos motivos para soñar e incluso hacerlo digitalmente, entrando de lleno en un club del siglo XXI, con plataformas interactivas, renovaciones telemáticas y juntas de accionistas online…

El Burgos CF sigue creciendo.