Toché.- FOTO: Javier García «JARCHA» BurgosDeporte.com

El Burgos Club de Fútbol está en periodo de reconversión. Dudas, aunque cada vez menos de que habrá un cambio en el banquillo blanquinegro, fichajes a mucha distancia, como el guardameta Barovero, jugadores que se despiden por sus redes sociales, como Julio Rico, posibles renovaciones y bajas que se comienzan a fraguar. Sin que de momento exista información oficial desde el club, los comentarios se disparan, tanto dentro como fuera de España, sobre un Burgos que aspira a tener una gran plantilla y con objetivos claros de ascenso, aunque no es la primera vez y la afición blanquinegra está demasiado acostumbrada a ver truncadas sus ilusiones, por lo que ahora contiene su euforia.

Entre las novedades, a efectos de jugadores que no seguirán, a la baja de Julio Rico, confirmada por el propio jugador, sin información oficial del club, le puede seguir en breve Toché, uno de los fichajes estrella de la pasada temporada, a quienes en varias fuentes, algunas muy solventes, le sitúan ya con un pie fuera del nuevo proyecto. El club buscará una salida a su contrato, de bastante cuantía, aunque el propio jugador expresaba en una entrevista reciente en Diario de Burgos, estar dispuesto a bajarse el sueldo y facilitar su continuidad. Pero puede que no sea suficiente el recorte salarial.

Toché no tuvo la pegada que se le esperaba, de cara al gol, en la pasada temporada, aunque nadie puede negar su entrega en cada uno de los partidos disputados. Otro problema añadido fue la carencia de un esquema de juego , que propiciaba que al delantero le llegaran balones claros de gol.

Otro aspecto importante en cuanto a las próximas salidas viene motivado por la incorporación del guardameta, Barovero, que deja a Pedro y Palatsí, prácticamente sin opciones en la titularidad, por lo que es muy posible que opten por cambiar de equipo, uno de ellos e incluso los dos, porque su deseo es demostrar su valía bajo palos como titulares.

Y otra duda de continuidad clara es Goti, cedido al Leioa, cuya recuperación por parte del club blanquinegro tampoco parece muy clara en estos momentos.

En definitiva, en medio de la carencia de informaciones oficiales, se disparan los comentarios y según las fuentes consultadas, las versiones pueden varias, todo ello en unos momentos claves en la configuración del nuevo equipo. Porque lo primero es el técnico, donde los responsables del Burgos deben centrar ahora su prioridad, porque sin saber quién estará al frente del timón, todo lo demás queda en segundo plano.

El tiempo corre en contra de la continuidad del técnico y todo apunta a que existe una decisión tomada por ambas partes, a falta del acuerdo económico, que tampoco parece sencillo.

Hay cosas que no cambian nunca y el culebrón de cada verano del Burgos CF, está en marcha. Seguiremos informando.