Benjamín Álvarez Furones es entrenador de atletismo del UBU Campos de Castilla, donde se preparan varios deportistas de primer nivel nacional e internacional. Junto al técnico José Vallejo, dirigen El Grupo del Río, del que son parte los atletas Daniel Arce, Jesús Gómez, Lidia Campo, Cristina Ruiz y Santi Vivanco. Ambos preparadores trabajan igualmente con atletas en categoría júnior.

En sus palabras para Burgos Deporte, Benjamín Álvarez lamentaba que el buen nivel de los atletas de la provincia no se vea recompensado por ayudas institucionales. “Nuestro deporte es durísimo, muy sacrificado”, recalcaba el entrenador sobre un grupo de deportistas que tienen algo “innato” para haberse situado en la primera línea del deporte a nivel nacional e incluso internacional.

“No reciben ayudas de nadie”, afirmaba el preparador de atletismo: “Ni el Ayuntamiento, ni la Diputación, ni la Junta de Castilla y León… Nadie absolutamente le aporta nada” al desarrollo del atletismo burgalés, que no dispone de “un centro de tecnificación, ni de alto rendimiento”. Desde fuera de la provincia, relataba Benjamín Álvarez, resulta sorprendente que existan en Burgos atletas “que son referencia a nivel nacional, como Dani Arce y Jesús Gómez”, sin recibir más ayuda que el trabajo de sus entrenadores para complementar el suyo propio.

El objetivo primordial pasa ahora por “tener un núcleo de tecnificación de la federación territorial aquí en Burgos”, lo que supondría un paso adelante en el trabajo de los burgaleses para el que “tendríamos que tener apoyo” de las instituciones. Otro de los hándicaps en el desarrollo de su labor es la falta de médicos para la atención de los deportistas: “Necesitamos llevar un control de los chavales. Lo tenemos que hacer nosotros a base de experiencia, pero es muy difícil”.

El entrenador del UBU Campos de Castilla recordaba con desánimo el cierre de la residencia que acogía a deportistas que existía en la ciudad hace varios años y pedía que los órganos públicos “no discriminen a nuestro deporte”, donde destacaba la presencia de atletas nacidos en la provincia. “Tenemos la materia prima”, reseñaba Benjamín Álvarez, que agregaba: “Solo hace falta interés por parte de las instituciones. Saber que hay un deporte que se está trabajando muchísimo y que, sin embargo, no tenemos ningún respaldo”.

Vuelta a la actividad en el atletismo burgalés

“Hemos encontrado muy bien a nuestros chavales. Físicamente, les daría un aprobado a nivel general”, apuntaba el preparador de atletismo tras la vuelta al trabajo de sus atletas, que se han reincorporado a la actividad en las instalaciones de San Amaro. “Desde mi punto de vista, se nota muchísimo que el concejal de Deportes, Levi Moreno, es un señor que está vinculado al deporte” y “nos ha tratado de forma extraordinaria”, sin haber tenido “ningún problema para entrenar”, comentaba.

El regreso a la labor se está realizando como si los deportistas tuvieran que preparar “competiciones en julio o en agosto”, un momento en el que si no se programan eventos, “los vamos a hacer nosotros”. El próximo año será olímpico, por lo que los atletas de primer nivel deberán continuar ejercitándose con esa meta en el horizonte. “Con los que tenemos que preparar para las Olimpiadas, tenemos que ajustar el trabajo muchísimo”, aseguraba Benjamín Álvarez sobre la posible celebración de algún campeonato en otoño de este año.