El subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente, advierte de la posibilidad de retroceder de fase por el incremento de posibles contagios como se plantea en otros territorios.


El paso de toda la provincia de Burgos a fase 1 ha supuesto un aumento de la movilidad y de las interacciones sociales. Por ello desde las autoridades sanitarias se insiste en la necesidad de no perderle el respeto al virus y no relajarnos en lo que se refiere a nuestras actitudes en cuanto a las medidas de higiene y protección, y distanciamiento interpersonal.

El subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente, reconoce que “con este acercamiento a la normalidad con los amigos, el ocio, la naturaleza o el deporte que ha supuesto el concepto de desescalada, nos hemos relajado y hemos perdido la perspectiva en relación con lo que supone, todavía hoy, la pandemia del coronavirus. No podemos olvidar todas las personas que han fallecido y fallecen diariamente víctimas de esta enfermedad. Es un problema que nos afecta a todos”.

De la Fuente apunta a la posibilidad de que brotes como los ocurridos en otros territorios como Totana (Murcia), Ceuta, Cuenca o Lleida “puedan provocar retrocesos de fase si la situación sanitaria empeora”. Además, “el otoño nos puede llevar a una situación similar a la que hemos dejado atrás si no somos responsables”.

Por ello, recuerda que “volveremos a contagiarnos si paseamos sin mascarilla en lugares concurridos, y no podemos mantener los dos metros de distancia, si hacemos deporte en equipo, o si bebemos de la misma botella. También si nos olvidamos de lavarnos las manos continuamente o usamos el transporte público sin protegernos, ya que así protegemos a los demás”.

La importancia de la trazabilidad

Uno de los conceptos clave para la contención de la pandemia de la COVID-19 es la trazabilidad. El subdelegado del Gobierno resalta que “este criterio está detrás de la regulación establecida para las restricciones como por ejemplo la limitación de realizar determinadas actividades o reunirse con un máximo de hasta 10 personas”. Así pues, “ante un posible rebrote del contagio, las actividades tasadas, las que están reguladas, pueden ser rastreadas y se puede así detectar a quién proteger especialmente”.

Pedro de la Fuente reitera “la necesidad de respetar los horarios para hacer deporte y pasear, ya que están establecidos para proteger a los más vulnerables, como nuestros mayores”.