El futbolista del Burgos Club de Fútbol, Borja Sánchez, habla para Burgos Deporte de la temporada del equipo blanquinegro, del futuro que le espera a la Segunda División B y repasa su trayectoria como jugador desde sus comienzos en Arenas de San Pedro (Ávila).

“Visto el ritmo de competición que llevábamos en los últimos ocho o nueve partidos, que estábamos sacando muchas cosas positivas y viendo cómo estaba creciendo el equipo partido a partido”, apuntaba Borja Sánchez: “Me la jugaría a que hubiésemos entrado entre los cuatro primeros”.

En cuanto a la resolución de la temporada y la delimitación de los equipos que participarán en la fase de ascenso, el futbolista considera que no han sido las más adecuadas: “Me parece injusto porque las cosas se ganan en el verde y todavía quedaban muchos partidos”. El blanquinegro exponía que se podría haber “jugado todo lo que quedaba o haberlo dejado en blanco”. Ahora, deberán afrontar una nueva temporada con más equipos en la división.

Igual que el abulense dejaba clara su confianza en el proyecto blanquinegro para acercarse al playoff de ascenso a Segunda División este mismo año, mantiene esa fe de cara a la próxima campaña. “Es una situación nueva para todos y muy delicada”, comentaba el jugador, que afirmaba que desde la directiva “se ve que quieren hacer las cosas bien y no cometer los errores del pasado”.

Por todo ello, el futbolista reconocía tener “muchas ganas de que esta pesadilla pase para volver a El Plantío, a los entrenamientos, a jugar y a disfrutar del fútbol”. Sánchez aseguraba que está “encantado de estar una temporada más” en el club castellano e incluso se visualizaba vistiendo la elástica blanquinegra en una categoría superior por más tiempo: “Lo firmo ahora mismo y retirarme en Segunda División con el Burgos”.

La profesionalización de la Segunda División B

“La Segunda B Pro es un paso importante para la categoría porque va a profesionalizarse un poco más”, relataba el jugador sobre la creación de ese espacio intermedio en el fútbol nacional, y añadía que “nos va a venir bien a todos” en diversos aspectos de la relación contractual con los clubes. “Lo bueno es que va a ser para la temporada 2021/22, por lo que los equipos van a poder prepararse para intentar meterse en esa categoría”, apostillaba.

Una ruta futbolística con inicio en Arenas de San Pedro

Borja Sánchez recordaba sus comienzos en su tierra natal: “De pequeñito jugaba en el Deportivo Arenas, el equipo del pueblo. Un día vino el Atlético de Madrid a jugar un partido amistoso en verano. Les gusté y me ofrecieron ir a Madrid a entrenar unos días con ellos”. En la cantera rojiblanca se quedó hasta alcanzar el filial colchonero.

Esos fueron los primeros pasos de un futbolista que ha recorrido varios equipos por todo el territorio nacional, un camino “complicado, sobre todo, cuando tienes familia”, puesto que “estar cambiándola año tras año (de lugar) a veces cansa”, e incluso fuera de nuestras fronteras, con el fichaje por el Kerkyra FC de Grecia.

“Te sale una oportunidad de jugar en primera división fuera de tu país y te aventuras a ello”, relataba el jugador, para el que la experiencia no fue demasiado grata. “Desde el primer momento tuve problemas de cobro”, explicaba, por lo que “decidimos volvernos en diciembre. Era insostenible vivir allí”.

De vuelta a España, pasaron algunas temporadas hasta que Borja Sánchez recaló en el Burgos. “En Segunda B es muy complicado encontrar una estabilidad”, recalcaba, y subrayaba: “Ahora, por suerte, la he encontrado en un sitio maravilloso y espero que me dure varios años”.