Finalmente, las mascarillas serán obligatorias en España para las personas mayores de seis años en espacios cerrados públicos y en la calle, al menos siempre que no se puedan garantizar la distancia mínima de seguridad de dos metros entre personas. Lo avanzó el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el domingo, y lo confirmó tras sondear el lunes con los consejeros comunidades y encontrar “unanimidad” entre ellos. Toda la ciudadanía española tendremos que incorporar en nuestra rutina, como estrategia de prevención frente a la COVID-19, un elemento sanitario e higiénico que hasta hace apenas unas semanas nos era muy ajeno. Será a partir de este jueves.

¿Quiénes tendrán que utilizarlas?

Serán obligatorias para todas las personas mayores de seis años “en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros”, según el BOE. En el caso de la población infantil de entre tres y cinco años, la mascarilla es “recomendable”, pero no obligatoria.

¿A partir de cuándo y por cuánto tiempo serán obligatorias?

Desde este jueves 21 de mayo. En principio, es una política de prevención que permanecerá mientras dure el estado de alarma –de momento, el Gobierno va a pedir una nueva prórroga hasta el 7 de junio–, igual que otras como la cuarentena obligatoria para personas provenientes de otros países que visiten España. Esa temporalidad está sujeta, de todas maneras, a la evolución de la pandemia y a las recomendaciones sanitarias, que pueden alargarla.

¿Habrá excepciones?

Según el BOE, no será obligatorio para aquellas personas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por la utilización de la mascarilla y aquellas cuyo uso se encuentre contraindicado por motivos de salud o discapacidad. Asimismo, su uso no será exigible en el desarrollo de actividades que, por su propia naturaleza, resulten incompatibles. El Gobierno cita como ejemplo actividades “tales como la ingesta de alimentos y bebidas”. Tampoco será obligatorio cuando exista una causa de fuerza mayor o situación de necesidad.

Sobre los deportistas, Illa ha aclarado que, por definición, la “distancia óptima” para practicar deporte al aire libre o en espacios cerrados durante la desescalada ya son dos metros, por lo que si se cumple no hace falta. En el BOE no hay ninguna mención concreta a la actividad física.

¿Cuáles van a ser obligatorias?

El ministro Illa ha especificado tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros que bastará con usar mascarillas quirúrgicas o sanitarias. En el transporte público y colectivo, donde son obligatorias desde el 3 de mayo, vale también con ellas.

¿Cuántos tipos de de mascarillas hay?

El Consejo General del Colegio de Farmacéuticos (CGFC) cita en una guía que existen en el mercado dos tipos de mascarillas: las quirúrgicas y las filtrantes. Las primeras, antes de que con la pandemia se masificaran, se usaban en intervenciones médicas, son planas y protegen de contagiar al resto de personas. “Tienen la finalidad de evitar la transmisión de agentes infecciosos por parte de la persona que la lleva, pero no son efectivas para prevenir el contagio”, describe el CGCF.

Las filtrantes contienen un filtro de micropartículas que protege “de fuera hacia dentro”, esto es, previenen que la persona que las lleve se contagie si está en contacto con alguien infectado con un virus respiratorio, dice el mismo organismo. Y dentro de estas hay tres modelos: FFP1 (su filtro tiene una eficacia de filtración mínima del 78%), FFP2 (del 93%) y FFP3 (del 98%).

¿Dónde se podrán conseguir?

Las quirúrgicas se han estado repartiendo gratis por orden del Gobierno durante estas semanas. A partir de ahora se van a distribuir mascarillas higiénicas y quirúrgicas en lugares como farmacias y otras superficies”, y “en principio cada ciudadano deberá proveerse de ella”, según el ministro. Quedará en manos de las comunidades algún tipo de medida especial para colectivos vulnerables que no puedan adquirirlas.

¿Cuánto dinero cuestan las mascarillas?

Desde finales de abril, el precio de las quirúrgicas desechables, las más básicas que se pueden encontrar en la farmacia, está fijado desde abril por el Gobierno en 0,96 euros la unidad. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha pedido que también se regule el precio de las FFP, pero por ahora no se ha hecho. El precio de las filtrantes varía, pero en algunos establecimientos o comercios online pueden llegar a costar 20 euros la unidad.

¿Cómo se puede garantizar la distancia si no se van a usar?

Fernando Simón ha apelado sobre garantizar o no los dos metros a la “responsabilidad invidual” y a que el ciudadano sepa diferenciar situaciones. Ejemplificaba: en un paseo por el campo en soledad, es más “obvio” que no es necesaria; en una ciudad poblada a determinadas horas, “puede suscitar más dificultades”. Pero “en caso de duda, una persona responsable debe ponérsela”. “No es complicado: tiene que estar garantizada la distancia de dos metros. Si uno ve que en la calle en la que está no se puede, se la pone. No creo que tengamos que explicar mucho más a la población española, su nivel de comprensión está por encima”, resumía.

Ni Simón ni Illa han precisado si no cumplir con esta “responsabilidad individual” conlleva sanciones, de qué tipo o cuantía, ni tampoco figura ninguna medida de control en el BOE.

¿Sustituye la mascarilla otras medidas de seguridad?

No. En eso sí hay consenso absoluto entre la comunidad científica: por encima de cualquier tipo de mascarilla, la mejor medida de prevención es la higiene de manos, guardar distancia física de seguridad interpersonal, y evitar tocarse la cara, ya que el coronavirus entra en el organismo por boca, nariz y ojos.

También hay cierto acuerdo en que el empleo de otro producto estos meses muy demandado en farmacia, los guantes, es problemático. Es muy frecuente utilizarlos mal y que hagan las veces de segunda piel, más que servir de protección. Muchos científicos solo los recomiendan para momentos concretos: por ejemplo, entrar al supermercado, ponerse unos nuevos para coger los alimentos, y deshacerse de ellos al acabar. Simón decía que es “preferible un correcto lavado de manos”: “El guante sirve cuando tenemos una mínima certeza de que después no vamos a tocarnos (…) Y es complicado que se toque una superficie infectada y luego no se toque la cara o los ojos”. El Ministerio ha distribuido otros 5 millones de guantes este mismo miércoles entre las comunidades, que pueden darles salidas en centros médicos.