El presidente del CD Bupolsa, Carlos Cámara, comenta para Burgos Deporte la actualidad del fútbol base en la ciudad, que en su opinión se va a ver resentido por el acuerdo alcanzado entre el Burgos CF y el Burgos Promesas. Además, el dirigente habla de la actualidad de su equipo y expone la espera por confeccionar el proyecto de la próxima temporada hasta comprobar cómo se estructuran definitivamente las categorías.

«Si hablamos de fútbol base, creo que el acuerdo entre el Burgos CF y el Burgos Promesas es perjudicial porque van a competir ellos solos», apuntaba Carlos Cámara sobre uno de los puntos de mayor actualidad del deporte en la ciudad en los últimos días. El mandatario del CD Bupolsa añadía que «va a haber mucha diferencia entre la cantera de ambos clubes y la del resto de los barrios».

Cámara entiende el convenio en tanto que permite al Burgos CF tener un filial o disfrutar de instalaciones deportivas a su disposición, pero lamenta la forma en que pueda afectar a los jóvenes futbolistas burgaleses de los demás clubes. «Si nos hacen alguna propuesta o convenio, siempre estamos abiertos a colaborar», reseñaba y demandaba ese «apoyo» al resto de entidades de Burgos.

«Aquí hay un club, que es el Burgos CF, para el que todos los equipos deberían trabajar», subrayaba el presidente del CD Bupolsa sobre la necesidad de impulsar a todos los burgaleses de las categorías inferiores. «Desde la entidad blanquinegra, podrían ofrecer acuerdos de cesiones de futbolistas, formación de entrenadores, material deportivo… Quien tiene que empezar por cambiar las cosas es el Burgos CF», recalcaba.

Un preacuerdo entre CD Bupolsa y Burgos CF que no se cumplió en verano

El dirigente del CD Bupolsa aseguraba que el pasado verano tenían «un preacuerdo con el Burgos CF, que este no cumplió», después de numerosas conversaciones entre ambas entidades a través de dos contactos burgalesistas: el exdirector deportivo, César Traversone, y su exdirector general, Luis Belli.

«Tuvimos parada la planificación deportiva y económica durante más de veinte días», afirmaba Cámara. En vista de que el preacuerdo no se iba a materializar, narraba el presidente, los dirigentes del CD Bupolsa tuvieron que armar su plantilla «en una semana y media», a través de las ayudas aportadas por amistades y socios.

Con la categoría definida, se confeccionará el próximo proyecto

Al respecto de la próxima temporada, Cámara explicaba: «Vamos a esperar a que se den por finalizados los playoff, si es que se disputan, y a partir de ahí empezaremos a planificar». El presidente apuntaba que durante estas semanas han mantenido el contacto prácticamente diario con el cuerpo técnico, a pesar de intuir que no podrían reanudar la competición sobre el terreno de juego.

La trayectoria del CD Bupolsa les llevó de salir «como un club de amigos» a ir «creciendo poco a poco» y situarse en la Tercera División. Su principal meta ahora es servir de «buen escaparate» para los futbolistas jóvenes que aún no encuentren su espacio en la Segunda División B. Carlos Cámara sentenciaba: «Hemos trabajado mucho para que el Bupolsa esté donde está».