Montaje fotográfico: Burgosnoticias.com

Publicidad

La concejala de Seguridad del Ayuntamiento, Blanca Carpintero ha apelado a la responsabilidad de los padres que tras la primera jornada en la que los menores de 14 años pudieron salir a la calle tras seis semanas confinados, en muchos casos no cumplieron con la normativa y con los criterios del desconfinamiento.

Aunque ha admitido que la mayoría sí cumplió con las normas, ha reconocido que se vieron situaciones que en nada favorecen el control de la pandemia y que achaca a la falta de responsabilidad de los padres. Fue normal ver que en muchas ocasiones no se guardaban las distancias de seguridad, familias enteras paseando o grupos de niños jugando juntos, lo que propició que hasta la propia Policía Local en sus redes sociales, se quejara del escaso cumplimiento de la norma y daba un suspenso a los ciudadanos.

Carpintero ha asegurado que fue sobre todo en las zonas vedes donde se produjeron este tipo de situaciones que contradicen la norma, tales como Fuentes Blancas, el Parral, El Castillo o la Ribera del Vena.

La edil ha indicado que la Policía Local va a realizar un balance de los ocurrido en esta primera jornada de desconfinamiento de los menores y ha manifestado que actuarán en consecuencia, siempre coordinados con las directrices que emanen de Policía Nacional y Subdelegación del Gobierno, al tiempo que espera que en las próximas jornadas el comportamiento irresponsable e insolidario de algunas personas se pueda reconducir por el bien de todos.

Publicidad