El entrenador del SEAT Arlanzón Motor, Jairo de la Riva, participó en el programa de Burgos Deporte Radio, “Vamos a ganar”, en el que analizó y mostró su preocupación por la demora en la decisión para resolver la temporada de Tercera División.

El conjunto del Bupolsa se encontraba en mitad de la clasificación cuando llegó el parón por el coronavirus, que frenó la competición en el Grupo VIII de Tercera, al igual que en el resto de las categorías del fútbol español. En el inicio de la crisis, el técnico aún pensaba que se podría “acabar” la temporada: “Cuando te gusta el fútbol, lo que quieres es que haya entrenamientos y partidos”.

Sin embargo, la emergencia sanitaria derivada de la COVID-19 ha terminado por paralizar sin fecha de regreso todas las actividades deportivas del país. En el caso de la categoría en la que milita el SEAT Arlanzón Motor, a esta pausa generalizada se le une el hecho de que la Tercera División aún es un nivel que tiene mucho más de amateur que de semiprofesional, aunque haya clubes que trabajen de esta última forma.

Por este motivo, De la Riva apuntaba que “a estos niveles, creo que la gente está pensando más en otras cosas”, como puede ser su puesto de trabajo. El propio entrenador del Bupolsa, aquejado por el coronavirus en primera persona, aseguraba que “si no estuviese de baja, tendría que ir a trabajar a la fábrica”. En cuanto a su estado de salud, el técnico apuntaba que se encuentra mejor y continúa superando la enfermedad desde su casa.

El reajuste del calendario y su afectación en el Bupolsa

Reajustar el calendario para disputar los encuentros podría pasar por competir durante los meses de verano, lo que afectaría especialmente a aquellos militantes de la categoría que compaginan el fútbol con sus respectivas profesiones. En este aspecto, destacaba De la Riva, el conjunto burgalés tiene la relativa ventaja de que varios jóvenes de su plantilla están dedicados al deporte, bien en exclusiva o mientras cursan sus estudios.

No obstante, el técnico no olvida a aquellos miembros del equipo, sean jugadores o cuerpo técnico, que no han frenado su actividad laboral en estas semanas y a los que la competición podría solicitarles jugar en verano. “El sacrificio lo ponemos más los no profesionales”, afirmaba el técnico.

Pese a todo, la categoría abarca una gran casuística entre los clubes que la conforman. El entrenador del SEAT Arlanzón Motor ponía el ejemplo de equipos de su mismo grupo, como pueden ser el Zamora, la Arandina o el Burgos Promesas, que “han invertido mucho más dinero” en sus planteles para tratar de lograr el ascenso a Segunda B al término de esta temporada.

Una pronta resolución para facilitar la labor de los clubes

Jairo de la Riva insistía: “Cuanto antes empiecen a dar una solución, mejor será para los clubes”, que podrán ir planificando su actuación en los próximos meses. Mientras tanto, los futbolistas a los que dirige intentan ejercitarse “en su casa” para tratar de mantener una forma física que les permita regresar a los terrenos de juego si fuera necesario.

“No es fácil de resolver”, apuntaba el técnico, que subrayaba que después de esta situación, en cierto modo, “la competición ya se ha desvirtuado”, al haber frenado la campaña. Ahora, solo queda esperar para ver si se retoman los partidos de Tercera División en un futuro cercano mientras se resuelve la crisis del coronavirus.